Editorial marzo: 'Uso y abuso del Whatsapp'

En el reportaje “Whatsappeas o estudias”, de la página 4 y 5 de esta edición impresa, realizado por un grupo de trabajo del IES “Fuente Roniel”, de Fuente del Maestre, se pone en evidencia el enorme calado que está teniendo entre los jóvenes el uso de la aplicación para móviles Whatsapp y cómo ésta puede estar afectando a las relaciones personales y emocionales de los adolescentes, así como al rendimiento en el estudio. Muy interesante es que la muestra utilizada para la investigación está formada por jóvenes, de entre 12 y 17 años, de localidades que cubre informativamente La Gaceta Independiente: Villafranca de los Barros, Fuente del Maestre, Los Santos de Maimona y Ribera del Fresno. En estos estudiantes encuestados, desde 1º de ESO hasta Bachillerato, se ven reflejadas las conductas de los jóvenes que nos rodean, cuestión que podría aumentar el interés del lector de este periódico por dicho estudio.

 

Algunos de los datos extraídos del proyecto de investigación son realmente impactantes: recibir más de 1000 ‘whatsapps’ en un solo día o dedicar tres horas diarias a utilizar esta aplicación son conductas habituales entre nuestros adolescentes y, seguramente también, entre muchos adultos que leen este periódico.

Estos datos que reflejan el estudio tienen que ser, obligatoriamente, una llamada de atención  a cualquier padre o madre que vive a diario cómo su hijo/a interrumpe sistemáticamente la comunicación con tal de poder leer el último ‘whatsapp’ recibido; o cómo cada día baja más su rendimiento en los estudios, incapaz de encontrar cinco minutos seguidos de concentración, mientras el móvil vibra una y otra vez.

El uso de las nuevas tecnologías de la comunicación ha revolucionado radicalmente la vida de aquellos que las utilizamos. Sus aspectos positivos son innumerables, al igual que aquellos que son negativos y peligrosos, y que provocan en los padres una enorme preocupación al no saber cómo poder ejercer el imprescindible control que requiere un chico de 12 años que, por ejemplo, navega por internet libremente.

Para ello es necesaria la formación en el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación. No es imprescindible ser un experto en la materia, pero sí lo es el tener un mínimo de conocimiento en este tipo de herramientas, ya sea el móvil, el ‘Whatsapp’, el ordenador, la navegación por internet o las redes sociales. Sin esos fundamentales conocimientos, ¿cómo podemos pretender ejercer nuestra responsabilidad con nuestros hijos? Por todo ello, nunca es tarde para aprender, y más si la educación de nuestros hijos está en juego.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.