A la memoria de Antonio Bardón

“que tenemos que hablar de muchas cosas, 
compañero del alma, compañero” (Miguel Hernández)

Se nos ha ido Antonio Bardón: el bibliotecario de Fuente del Maestre. Como una mala ventolera, efímera y llena de negros nubarrones, que nos dejan un sabor de lágrimas veladas en los ojos, y un rictus amago en el paladar desierto: Shock postraumático, dicen los psiquiatras. Terror ante un largo presente de momentos en los que nos faltará tu palabra lúcida, inteligente, crítica, socarrona, llena de buen humor. Se nos ha ido contigo la infancia entre los libros que amorosamente guardabas en la vieja biblioteca, y que te sabías de memoria, como un Borges en su Biblioteca de Babel.

 



Echaremos de menos tus recitales de poemas nerudianos, tus citas de Gabriel Miró, tu amor irredento por el Realismo Mágico y tu animadversión por la red de redes, una red que se te antojaba fría, a ti, humanista que gustaba de oler a libro, a página desteñida o amarilleada por el tiempo, páginas releídas y repensadas, y siempre, decías, con una respuesta para la vida. Dime en qué libro he de buscar alivio a este desatino de tu partida, dime qué puedo hacer con esta orfandad que emana el aceite del radiador, en qué verso podremos dialogar mientras el resto del mundo agoniza en una atmosfera de led …

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.