La docente Esperanza Ortiz se ha jubilado tras 26 años en el IES Fuente Roniel

Durante este tiempo ha ejercido de profesora de Biología y Geología, entre otras materias

Este jueves 30 de junio, fue un día especial para el Instituto de Educación Secundaria Obligatoria ‘Fuente Roniel’ de Fuente del Maestre, ya que 26 cursos después se jubilaba la profesora de biología y geología, Esperanza Ortiz Martínez.

Ella, junto a María Esperanza Calderón y Manuel Vinagre, formaban el grupo de docentes que se encuentran en el centro desde sus inicios, unos comienzos que recuerda bastante bien: “Nos ha pasado de todo en este tiempo, pero ese primer año fue muy especial, ya que no empezamos trabajando en el instituto porque no estaba acabado, estábamos repartidos por los colegios y hasta tuvimos que montar los armarios con los alumnos y bautizarlo...vamos que empezamos desde cero”.

Esperanza Ortiz se ha dedicado a la docencia durante más de tres décadas, un tiempo en el que ha pasado por Fuenlabrada (Madrid), Herrera del Duque, Monesterio y Almendralejo hasta su llegada a Fuente del Maestre, aunque su verdadera vocación ha sido la de bióloga “a mí siempre me ha gustado la naturaleza, sobre todo, los animales, yo quería trabajar en Doñana con los linces, pero me invitaron a prepararme las oposiciones, las aprobé, y desde entonces han pasado 32 años”.

Precisamente, Doñana ha sido parte importante en la labor docente de Esperanza Ortiz, ya que han sido muchas las excursiones que con su alumnado ha realizado a este parque nacional, y ahora, espera que “las nuevas personas que ocupen esta plaza sigan manteniendo esta excursión, ya que los linces se nos resisten y nunca los hemos visto”.

A lo largo de todo este tiempo a Esperanza Ortiz se le ha conocido por su papel de estricta y profesora exigente, algo que para ella ha resultado una “experiencia positiva, porque aunque el alumnado piense eso, luego te dicen que cuando te conocen la cosa cambia, y es que tú no te puedes presentar como amiga de los alumnos. Después, con el paso del tiempo, te encuentras con algunos de ellos y se paran a saludarte, por lo que dices ¿algo bueno habré hecho no? En fin prefiero ser estricta, pero que salgan de Bachillerato lo mejor preparados posible”.

Para la profesora de biología estos últimos días de curso han sido muy emocionantes “sobre todo, dependiendo del momento, ya que, por un lado, me quito mucho trabajo, pero por otro lado, voy a echar de menos el contacto con la gente joven y el trato con los compañeros”. Aunque ahora ve un futuro con más facilidad para viajar, ayudar como voluntaria a organizaciones que cuidan animales, y para hacer actividades que “me hagan salir de casa”.

Finalmente, Esperanza Ortiz ha confesado que “me considero una fontanesa más, y voy a seguir visitando la localidad, espero que mis compañeros sigan contando conmigo, y a los futuros alumnos de biología les digo que se lo tomen en serio y le pongan interés, porque es muy bonito amar la naturaleza y cuidar el medio ambiente”.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.