El director de Política Forestal anuncia el incremento de ayudas en próximas convocatorias para potenciar la biomasa en Extremadura

El director general de Política Forestal, Pedro Muñoz Barco, ha puesto en valor las líneas de ayudas de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio destinadas a potenciar el fomento de la biomasa de origen forestal en Extremadura y ha anunciado que en próximas convocatorias se incrementarán hasta el 50% algunas de las subvenciones destinadas a tal fin, tras la modificación solicitada del Programa de Desarrollo Rural.

Pedro Muñoz Barco se ha referido a la convocatoria de tres líneas de ayudas que inciden en potenciar la biomasa forestal, dos de las cuales se han destinado a la adquisición de nueva maquinaria y equipos o su renovación con casi dos millones de euros, que han supuesto una inversión de seis millones de euros, dedicando la mayor financiación a la compra de astilladoras. La tercera línea de ayudas se ha destinado a subvencionar la construcción o rehabilitación de pequeñas infraestructuras en los montes.

Así lo ha expuesto este jueves durante la inauguración del webinar ‘Modelo de gestión sostenible del mercado de la biomasa forestal en circuito corto’, organizado por la Asociación Extremeña de la Energía, en el marco del proyecto europeo ‘Promobiomase’, que ha contado con la representación de las principales comarcas forestales de la región (Hurdes, Gata y la Siberia).

ESTRATEGIA CONSENSUADA

En este foro también han participado representantes de la industria transformadora de la madera para biomasa, empresas de trabajos forestales y los colegios profesionales del sector, a quienes Pedro Muñoz ha detallado otras medidas implementadas por el departamento que dirige, como el Plan Forestal de Extremadura, que según prevé se aprobará en 2022, tras ser debatido con el sector, a fin de establecer una estrategia consensuada para la biomasa forestal en montes públicos de la región.

También se trabaja desde la Agenda del Cambio, con auditorías energéticas y otras acciones en las Hurdes, en zonas afectadas por el nematodo del pino, así como en el monte público Ventosillas de Alía, actuaciones que servirán para recopilar resultados y “ver si es ventajoso” para el desarrollo de la biomasa el tipo de contratos rubricados.

Además, Muñoz Barco ha detallado que del 4º inventario forestal nacional para Extremadura y los recientes vuelos LIDAR, se desprende que la biomasa forestal total (no la disponible) es de 91 millones de toneladas de biomasa aérea seca en 2 millones de hectáreas con arbolado forestal.

POTENCIAL

Al respecto, ha destacado como dato “más relevante” la estimación del crecimiento anual de la biomasa seca total en Extremadura en 1,8 millones de toneladas, al tiempo que ha observado que ello “no quiere decir que toda esa biomasa esté disponible”, ya que hay que tener en cuenta que solo en las dehesas se produce más de 1 millón de esas toneladas.

El director general ha explicado que de la superficie total de la región debe considerarse terreno forestal el 68 por ciento, lo que supone 2.831.651 hectáreas, de las cuales casi 2 millones son arboladas, de acuerdo al borrador del Plan Forestal de la Comunidad y la definición del concepto monte de la Ley Agraria de Extremadura.

Además, ha recordado que 250.457 hectáreas están bajo la gestión de la Administración regional forestal, distinguiendo entre los montes de la Comunidad, los montes declarados de utilidad pública, así como los montes de entidades locales y de particulares consorciados o conveniados.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.