David Zambrano, médico: “Sin salud no tendremos economía ni contactos sociales”

“De cara a las Navidades, yo apelaría a la responsabilidad social si no queremos vivir una tercera ola en enero”, añade

El pasado mes de noviembre ,el médico natural de Fuente del Maestre David Zambrano Castaño asumía la gerencia del Área de Salud de Cáceres tras la dimisión, por motivos personales, del anterior responsable, Juan Carlos Escudero.

David Zambrano era hasta entonces el director médico del Hospital Universitario de Cáceres y aceptó el reto “con una gran ilusión”. También desde la coherencia de contar con el mismo equipo directivo del que ya formaba parte y que, precisamente por la dura experiencia vivida en ese área durante la primera ola, tiene la experiencia necesaria para ofrecer una mejor respuesta sanitaria. Este viernes 11 de diciembre ha concedido una amplia entrevista a la emisora municipal fontanesa.

“Os doy las gracias, es un orgullo para mí hablar en la radio de mi pueblo”, han sido sus primeras palabras.

E.R.:  Nos ha parecido muy valiente el que hayas aceptado un cargo de estas características en medio de una pandemia, que aún puede ir para largo. ¿Lo afrontas como un reto en medio de una crisis sanitaria, o conociendo tu compromiso con una sanidad pública de calidad, como una auténtica oportunidad para demostrar que una gestión eficaz de los recursos es crucial para salir airosos de la misma?

D.Z.: Se unen ambas cosas, crisis y reto . Para mí, es un reto profesional, aunque también es cierto que yo ya formaba parte del equipo del anterior gerente, y viví desde dentro la primera ola de la covid – 19. Ahora mi responsabilidad es mayor, ya que no sólo soy responsable de la gestión hospitalaria , sino también de la atención primaria de toda mi área , y de todos los recursos sanitarios de los que disponemos en la misma. Y no podemos olvidar nunca que seguimos en situación de pandemia, que los datos son mejores, pero que seguimos teniendo bastantes contagios , y que seguimos con un alto índice de mortalidad . El enemigo sigue entre nosotros, pero confieso que acepto el reto con una gran ilusión y ganas.

E.R.: ¿Tienes ya totalmente definido tu equipo de trabajo?

D.Z.: Tuve claro desde un principio que mi equipo de trabajo iba a seguir siendo el mismo en el que yo ya estaba. Una línea continuista pertinente y necesaria. Tened en cuenta que yo los conozco a todos perfectamente, y que sé cómo trabajan, sé de su eficacia. Con ellos viví esa primera ola en la que nuestra área fue la más afectada , y por tanto tenemos la suficiente experiencia como para ofrecer una mejor respuesta sanitaria. He tenido la suerte de que hayan querido continuar conmigo, la verdad.

E.R: ¿Cuáles son los retos inmediatos que tienes por delante?

E.R.: Son muchos, pero puedo resumirlos en dos. Por un lado, frenar la pandemia, o al menos mitigar sus efectos todo lo posible. Y por otro, continuar con una actividad asistencial con la mayor normalidad y continuidad posible dentro de estas circunstancias. La actividad en los centros de salud debe continuar, y tenemos que seguir haciendo intervenciones que, aunque no sean graves, tampoco podemos olvidar. Ya tenemos bien demarcados, tanto en los centros de salud como en los hospitales, los circuitos por donde atender con todas las medidas a los pacientes sospechosos o diagnosticados con covid, y  el otro por donde pasa el resto de pacientes. Durante la primera ola, nos volcamos más con la covid – 19 porque era un escenario nuevo para todos , pero siempre he pensado que, una vez pasado y controlado ese primer escenario, no podemos desatender otras patología igualmente graves.

E.R.:  Desafortunadamente, tenemos que lamentar el fallecimiento de una pediatra del área de Cáceres, algo que vuelve a demostrar la exposición o sobreexposición del personal sanitario ante el Covid…

D.Z.: Así es. Ya en la primera ola también falleció un médico de Atención Primaria , y un informático. Es cierto que los sanitarios estamos en la primera línea , pero también lo está otro personal no sanitario como celadores o administrativos, trabajadores que están a nuestro lado, y que no podemos dejar en segundo plano. No quiero focalizarme en mi gremio, todos los fallecidos son iguales, y a mí me causan el mismo dolor. Es la cara más dura de la pandemia. No olvidemos que el virus sigue ahí, y que no hace distinción por familias , ni por fechas marcadas en rojo en el calendario. Hay menos contagios, pero la mortalidad sigue siendo más o menos igual que la de la primera ola.

E.R.: Estamos pensado todos en las navidades. Por un lado, desde el gobierno se nos marcan medidas restrictivas , pero luego escuchamos al ministro de Sanidad decir que lo mejor es que nos quedemos en casa, y que las celebremos con el menor número posible de personas. ¿ Cuál es tu postura al respecto?.

D.Z.: Estoy con Salvador Illa. Tiene que haber o se busca el equilibrio entre economía y salud, pero como médico tengo muy claro que sin salud no tendremos economía, ni esos contactos sociales que tanto esperamos y necesitamos. Yo apelaría a la concienciación, a la responsabilidad social si no queremos vivir una tercera ola. Soy muy claro en este sentido: Aunque el tope esté en 10 personas, si somos 6 ó 4, mejor. Si las celebramos sólo los que convivimos habitualmente, mucho mejor. Y si reducimos la movilidad al mínimo, obtendremos buenos resultados. Está ya más que demostrado que a este virus le va muy bien la movilidad. Cada vez que nos movemos, por un puente festivo por ejemplo, a la semana sube el número de caso, y a los 15 días e llega a las ucis, y a lo peor.

E.R.: A pesar de todos lo que dices, ¿ habrá una tercera ola de Covid-19 tras las navidades?

D.Z.: Espero que no. Pero repito que va a depender de cómo nos comportemos, no se puede poner un policía por cada casa. Me preocupa, no puedo negarlo, una tercera ola, encima a mediados de Enero. Un mes en el que tradicionalmente ya tenemos bastante presión asistencial por la gripe y patologías asociadas. Va a ser difícil que no haya ningún repunte en la curva de contagios. Y me preocupa que los ciudadanos parece que se estén acostumbrando a esto.  Me gustaría que estas navidades de verdad sean diferentes, y así celebrar las del año que viene con la mayor normalidad que se pueda.

E.R.:  ¿Cómo está la situación en tu área de salud, dado que en la primera ola fue la más dañada por este virus?

D.Z.: Los últimos datos que tengo, del 10 de Diciembre, son que tenemos 18 positivos nuevos, y 47 hospitalizados, de los cuales 4 están en la uci. Puede parecer una cifra alta, de hecho nuestra área sigue teniendo el mayor número de pacientes hospitalizados por covid de la región. Pero si comparamos estos datos con los 220 hospitalizados que tuvimos a principios de abril, con 27 en las ucis, está claro que se ha reducido muchísimo la presión existencial. Nunca llegamos al colapso, y ahora estamos muy lejos del mismo. También decir que el contar con un nuevo hospital nos ha salvado, aunque fuera una medida muy criticada en su momento. Pero dedicar el San Pedro de Alcántara exclusivamente al Covid ha sido importantísimo, un cortafuegos para frenarlo.

E.R.: Han empezado las vacunaciones en otros países, y hay entre los ciudadanos muchas reservas para ponerse la vacuna, ¿cuáles son los motivos para vacunarse?

D.Z.: Lo que tiene que saber la gente es que la vacuna está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento, un aval relevante, es el filtro más importante a nivel europeo. Y quiero transmitir además que el índice de aprobación de la vacuna en nuestro país es bastante bueno. Si se ha acelerado el proceso de fabricación es porque se ha invertido muchísimo dinero en ello, para que llegue lo antes posible, y se pueda ir vacunando progresivamente a los distintos sectores de la población, Lo de si tendrá efectos secundarios… Todas las vacunas los tienen, pero no veo que sea obstáculo para que la gente se niegue a ponérsela.

E.R::  Estáis siendo muy críticos los médicos esos tests de autodiagnóstico que en breve se dispensarán en las farmacias, eso sí bajo prescripción médica. ¿ Hasta qué punto son seguros, o peligrosos ,desde el punto de vista de crear una falsa sensación de seguridad?

D.Z.: No lo veo muy práctico, y desde luego no es un pasaporte para que la gente luego se reúna y se vaya de cena con mucha gente, o se despreocupe de ponerse la mascarilla. Mirad, lo resumo: Si el test da negativo, no significa nada. Incluso puedes estar infectado en una primera fase del proceso, y aún no es detectable. Y si da positivo, tampoco hay que alarmarse porque hasta que no se realiza una PCR, ese resultado no es el definitivo. Yo lo usaría con mucha cautela.

E.R.:  ¿De esta pandemia, saldrá reforzado nuestro sistema sanitario público?

D.Z.: Yo creo que sí. Siempre he sido un firme defensor de la sanidad pública. Somos muy afortunados de contar con un sistema sanitario público universal y accesible a toda la ciudadanía. Mira lo que está pasando en Estados Unidos, donde la sanidad es privada. Saldremos reforzados porque además hemos aprendido la lección. Todo aquello que pasó al principio , que no teníamos mascarillas o batas y dependíamos de China, ya no existe. Ya tenemos a nuestros proveedores en nuestros país, ha sido un gran aprendizaje.


Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.