Morir en Extremadura cuesta entre 2200 y 2600 euros de media



Como en el resto del país, las familias extremeñas pagarán unos 300 euros más de media, desde que en septiembre  el IVA aplicable a servicios funerarios pasara del reducido 8 por ciento, al general, o sea el 21 por ciento, 13 puntos más. Así lo indica la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), con motivo del Día de Todos los Santos, y lo confirma la Unión de Consumidores de Extremadura (UCEX). Laly Bermejo, técnica de este organismo, cuenta que “de media, morir en nuestra comunidad cuesta entre 2.200 y 2.600 euros”. “Hay que tener en cuenta diversos factores como la compra del ataúd, en torno a los 600 euros de media, aunque los hay hasta de más de  5.000 euros; las coronas de flores, que cuestan en torno a los 150 ó 200 euros, o los servicios funerarios que nos ofrezcan las compañías y tanatorios”.

Aparte quedan las tasas municipales por conservar o comprar un nicho, entre otras, y que suelen ser más caras en las grandes poblaciones. Laly ofrece “la forma más barata de morir”: “Donar nuestro cuerpo a la ciencia, con una expresión anticipada de voluntades, como se hace con la donación de órganos. Ésta es una decisión muy personal, pero que sin duda contribuye a la investigación científica”.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.