UPA destaca la incertidumbre en el sector ganadero ante la volatilidad de los mercados

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos UPA-Uce Extremadura quiere destacar la situación de incertidumbre que se vive actualmente en el sector ganadero como consecuencia de la falta de confianza en el mercado, provocada por la volatilidad del mismo. En este caso, principalmente, se trata de la volatilidad del mercado de los cereales, cuyo precio ha vuelto a subir obedeciendo, una vez más, a prácticas puramente especulativas.

Esta situación no hace más que perjudicar a los ganaderos, quienes no pueden repercutir esta subida en el precio que perciben por la venta de sus productos, dado que éstos siguen siendo bajos.

Así lo ha destacado hoy el secretario general de UPA-Uce, Ignacio Huertas, quien ha estado presente en Zafra con motivo de la celebración de la Feria Internacional Ganadera. Huertas, junto al secretario de Ganadería de la Organización, Antonio Prieto, se han referido, en primer lugar, al discurso realizado ayer por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y lo han calificado de “muy realista” y “pegado a la situación real que está viviendo el sector”, una situación de crisis e incertidumbre.

Sin embargo, el secretario general de UPA-Uce ha puntualizado que las palabras de la Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, “nos supieron a poco”, ya que esperábamos avances, sobre todo, de cara a un pronunciamiento sobre el presupuesto con el que va a contar la nueva Política Agraria Común (PAC) que se reformará de cara a 2013.

Durante su estancia en Zafra, Ignacio Huertas ha realizado un balance global del sector ganadero en estos momentos, para recordar también que la falta de financiación sigue siendo una realidad, así como la caída del consumo generalizada, lo que está provocando la paralización del sector en términos generales.

En el caso del sector PORCINO IBÉRICO, los ganaderos continúan sin salir de la profunda crisis en la que llevan inmersos varios años. Se ha registrado un descenso de más del 50% de animales de cebo y más de un 25% de bellota. Además, a la falta de financiación y los bajos precios se une la caída en la venta de jamones y, sobre todo, la falta de eficacia de la Norma de Calidad.

Por este motivo, desde UPA-Uce seguimos demandando mecanismos que garanticen el correcto cumplimiento de dicha Norma desde el nacimiento del animal hasta el punto de venta de jamones y paletas. Asimismo, se deben revisar y actualizar los municipios donde se engordan los animales de bellota y recebo y, desde luego, es imprescindible diferenciar las producciones tradicionales vinculadas a la dehesa.

En este sentido, cabe destacar que la Interprofesional del Cerdo Ibérico (ASICI) está trabajando para la clarificación de las producciones, así como para la implantación de la ‘Extensión de Norma’, un mecanismo aprobado tanto por el sector productor como por el sector industrial y que persigue aumentar el conocimiento y consumo de productos del cerdo ibérico; disponer de una base de datos actualizados del sector y del conocimiento científico que permita el impulso de nuevas tecnologías en el sector.

En cuanto al VACUNO, se repite la situación de descenso en los precios cobrados por los terneros y la subida de los piensos. Para los ganaderos de vacuno, ha habido pocos cambios legislativos y las ayudas seguirán acopladas a la producción hasta el año 2013.

Desde UPA-UCE seguimos apostando por la unificación del sector de cara a la comercialización a través de la concentración de los animales en cebaderos comunitarios. Es necesario también que la Administración aporte el presupuesto necesario para conseguir este fin.

En lo que respecta al sector OVINO, hay que destacar que, a pesar del desacoplamiento total de las ayudas, el censo de ovejas en Extremadura no ha descendido, a diferencia de lo que ha ocurrido en otras comunidades autónomas, lo que demuestra la apuesta por este sector que están haciendo los ganaderos extremeños a pesar de las dificultades.

En este caso también consideramos imprescindibles las agrupaciones de ganaderos que, hasta el momento, están funcionando pero debemos seguir avanzando por este camino.

Pero si hay un sector en Extremadura donde la situación se agrava aún más, ése el caso del sector CAPRINO, donde se ha registrado un descenso tanto de ganaderos como de animales. A ello se suma la considerable disminución que está sufriendo el precio de la leche, por la que están pagando en nuestra región en torno a los 0,30 €/litro. Todo ello unido a la competencia con otros países (como Francia y Holanda) donde la productividad es mayor y los costes menores, a diferencia de lo que ocurre en España.

Ante esta situación, urge establecer de forma inmediata un sistema para la recuperación de los precios de la leche, así como buscar un sistema para la regulación del mercado que podría estar basado en el desvieje de animales y en el abandono voluntario de los titulares de explotaciones con edad próxima a la jubilación.