Puebla de Sancho Pérez aprueba sus presupuestos de 2016 después de la doble bajada del IBI

El Pleno del Ayuntamiento de Puebla de Pancho Pérez aprobaba el día 5 de abril de 2016, los presupuestos generales 2016 (con un importe de ingresos y gastos de 1.710.000€), con la abstención del PSOE y del PP.

Unos presupuestos ajustados y que dejan al Ayuntamiento con poca capacidad de inversión y generación de empleo propias, tras la bajada del IBI en un 28,9%, un total de 180.000€ menos de ingresos, que irán directamente a las economías de los vecinos, pero que merma la capacidad de inversión y generación de empleo, como ya explicó el alcalde, José Agustín Reja Rodríguez, tras debatir la importancia de volver a bajar el IBI, a petición de la moción presentada por el PSOE, después de publicarse la resolución del Ministerio de Hacienda, por la solicitud de bajada del equipo de gobierno del 18%, tras diez años de subida consecutiva debido a una ponencia de valores firmada en el año 2005.

El alcalde hizo un llamamiento a la coherencia y a la responsabilidad, proponiendo dejar la bajada del tipo impositivo (competencia exclusiva del Ayuntamiento), para el siguiente año y así poder ver la evolución del presupuesto y la economía del Ayuntamiento en cuestión de servicios, una propuesta que fue rechazada y la moción de bajada de tipo impositivo del 0,75 al 0,65, fue aprobada por los votos a favor del PSOE y PP.

Los presupuestos se han visto reducidos en la partida de empleo de emergencia social de 108.000€, teniendo que eliminar esta partida, que el Consistorio había implantado en los dos últimos años. Además, se han reducido las inversiones en conservación, en instalaciones nuevas y adquisiciones,  y se han visto mermadas las partidas de festejos en 8000€.

“El Consistorio se ha tenido que apretar el cinturón, pero no va a subir los impuestos para compensar la falta de ingresos, trabajarán con lo que tenga pero sin descanso, no se puede dar para luego quitar por otro lado, aunque una nueva orden ministerial abre una ventana a la recuperación, puesto que las naves ganaderas y agrícolas no estaban tributando en la localidad y lo harán a partir de 2018, (cuando se cierra una puerta, se abre una ventana)”.

En el mismo pleno se aprobaba la cuenta general de 2015 del Ayuntamiento, que arrojaba un superávit presupuestario de 2015 de 465.516€ y un remanente de tesorería total en cuentas de 2.360.000€.

Los presupuestos han ido orientados a las necesidades del Consistorio para dar un buen servicio a los vecinos y a sus instalaciones; por eso, el presupuesto contemplaba la instalación de nuevos nichos en la nueva ampliación, con una inversión de 35.000€, un elevador para féretros y plataformas de escaleras para facilitar a los usuarios las labores de limpieza, la contratación de un técnico en proyectos de desarrollo de la localidad, al quedarse sin este servicio que era mancomunado, reparaciones en la piscina municipal y en el nuevo pabellón polideportivo.

Durante el 2016 en la localidad, se seguirá apostando por la eficiencia energética del alumbrado público y la renovación de la red de abastecimiento de agua potable, como se ha estado haciendo en estos tres últimos años. En momentos difíciles ahí que reinventarse, usar la imaginación y recurrir a la participación ciudadana, para seguir adelante, destacó el alcalde.