70 años de historia de baloncesto en Almendralejo

Ayer sábado 27 de febrero se celebró un encuentro que tuvo como objetivo comenzar a dar los primeros pasos para crear la asociación “Club Baloncesto Almendralejo Veteranos”, con la que se quiere recuperar la historia del club y seguir fomentando este deporte en la ciudad, “siguiendo los pasos de míticos jugadores como Pedro Iglesias, Manuel Montanero, Pepe Rodríguez Amado o Luis Bravo, entre otros”, afirman los promotores.

Cerca de 70 años de historia del baloncesto en Almendralejo estuvo allí representado por un centenar de personas. La reunión, organizada con auténtico mimo y detalle por Pedro Asuar, Juan Macías y Manolo Lázaro, contó con una masiva presencia (incluido el baloncesto femenino) en donde abundaron los abrazos entre los antiguos jugadores, sobre todo aquellos que hacía décadas que no se veían. La convivencia, que comenzó a las diez de la mañana degustando unas migas, tuvo un momento muy emotivo con la celebración de una misa, presidida por el sacerdote D. Juan Becerra, en la que se recodaron a los compañeros fallecidos (Paco Ortiz, Juan C. Villanueva, Agustín Díaz, Luis Bravo, Pepe Abello...).

 

También se tuvo la oportunidad de homenajear a Pedro Iglesias, posiblemente una de las personas que más ha hecho por el baloncesto almendralejense, en palabras de Pedro Asuar, “jugador, entrenador, gestor e incluso utillero durante una época entera”.

 

No es fácil reunir a tantas generaciones en un acto de este tipo. Si tuviéramos que hacer el “cinco” más veterano de los que allí se encontraban lo formarían, desde los 90 años hasta los 75, estos “jóvenes” jugadores: Tena, Demetrio, Quique, Pedro Iglesias y Montanero (total, 407 años).

 

Un poco de historia

 

El baloncesto en Almendralejo comienza aproximadamente a finales de los años 40. Una de las primeras canchas donde se jugó fue “la florida”, aprovechando la pista de baile. A finales de los años 60 el baloncesto se juega en la pista que se improvisa entre las dos farolas que existían en la calle Real. De aquí se pasa a la cancha de la OJE, en el patio del Palacio de Monsalud. A continuación, y ante la gran afluencia de aficionados que abarrotaban los laterales de la pista, impidiendo jugar con la holgura necesaria, se trasladan los partidos a la cancha del estadio Francisco de la Hera. Una vez se termina de construir el pabellón cubierto del Polideportivo Municipal, el equipo comienza a jugar en dicha pista hasta el día de hoy.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.