Extremadura y Badajoz se reparten los puntos

Gran ambiente en las gradas durante un partido competitivo y tosco que acabó sin goles

Es el derbi de la cordialidad y el de grandes aficiones. Como marca la historia, el Extremadura-Badajoz vivió un ambiente de superior categoría en los prolegómenos y en las gradas. Los peñistas se dejaron la garganta en sus butacas y los jugadores el alma sobre el verde (la entrega contentó a ambos entrenadores por encima del resultado y el juego). Fue un partido competitivo, tosco, y sin goles. Un empate a cero que le sirve al Extremadura para mantener el liderato y al Badajoz para seguir una línea ascendente en la que la pizarra de Agustín Izquierdo ya se va notando.

El Extremadura fue superior en los primeros compases del encuentro, como nos tiene acostumbrados. Mantuvo la posesión de la pelota y encontró entre líneas a José Manuel como el mejor aliado para llegar a la zona de peligro defendida por Sergio. Marrero está apostando por el cordobés en detrimento de Dieguito.  También Ismael Barragán le ha arrebatado a Javi Pérez la titularidad en el centro del campo. Tomillo volvió a ocupar el lateral izquierdo.

Los locales tuvieron las primeras opciones. Ismael Barragán probó fortuna con su zurda, pero su tiro cruzado y raso lo desvió, no sin apuros, el cancerbero visitante. A la salida del córner, Carlos saltó más que nadie y remató picado pero el balón se fue por encima del larguero. Willy también lo intentaría desde la derecha con un disparo flojito que atrapó fácil Sergio. “Nos faltaron centímetros”, se lamentaba Marrero en el pospartido.

Las tornas se igualaron al filo del cuarto de hora. Jorge Cano (pierde profundidad jugando a pierna cambiada) erró en el despeje por lo que el balón le quedó vendido a Rober. Saavedra estuvo rápido en la reacción y se echó encima del delantero para tapar portería y enviar la pelota a córner.  El Badajoz gozó de otra ocasión que puso el ¡Uy! en las gradas (unas 400 personas llegaron de la capital pacense para animar a su equipo). Un centro desde la derecha fue rematado por  Carreño tras la salida en falso de Saavedra.

Fue el punto de inflexión del partido. El encuentro se volvió tosco, duro y con poca claridad. El trabajo de Agustín Izquierdo se hace notar y el Badajoz se mostraba infranqueable en su línea defensiva. Solo varios disparos lejanos sin apenas peligro se acercaron a los tres palos de la portería pacense. Ni unos ni otros eran capaces de trenzar varias jugadas seguidas, y las imprecisiones eran constantes en ambos mientras Marrero buscaba soluciones desde la banda. Ruano y Javi Pérez saltaron a realizar ejercicios de calentamiento aunque el primer cambio no se hizo hasta 53 cuando Jorge Cano se marchó lesionado.

En el último tramo del primer acto, el conjunto azulgrana ganó más claridad en el juego y logró hilvanar varias jugadas que se toparon con el muro blanquinegro. Curro, sobre el pitido, lo intentó desde fuera del área sin mucha fortuna.

Segunda mitad

El paso por la caseta sentó mejor a los de Agustín Izquierdo, que fueron mejores en el primer tramo del segundo acto. Primero un remate de Jesús Muñoz se fue cerca del palo derecho de Saavedra. También lo intentaba Parada cuyo disparo se marchaba arriba. Eran los mejores momentos del Badajoz y así llegó su mejor ocasión.  Era el minuto 55 cuando Carreño, libre de marca, recibió el balón en el punto penalti. De nuevo, la rápida reacción de Saavedra desbarató la ocasión al echarse encima del blanquinegro.

Con el paso de los minutos el Extremadura ganó enteros y el partido se estiró. La movilidad de Willy y la entrada de Dieguito aportaron algo de chispa al ataque azulgrana, aunque la zaga visitante estuvo de matrícula. En el 60, una internada de Willy desde la derecha acabó con un pase atrás que Jesús Muñoz, providencial en la tarde del domingo, logró despejar. También lo intentó Dieguito desde la media luna pero atrapó Sergio.

Ambos equipos los intentaron a balón parado, pero las ocasiones brillaban por su ausencia. Lo intentó Abraham Pozo (suplente en el partido) pero no puso en apuros al portero local. En el otro área Curro le puso un balón medido a la cabeza de Ismael Barragán que se fue por centímetros, esos que echaba en falta Marrero en rueda de prensa.

El Extremadura acabó mejor que el Badajoz, pero se volvió a marchar sin ganarle a un equipo de play-off. Es cierto que tampoco han perdido, y así lo dijo Marrero al acabar la contienda: “Firmo no ganarle a ninguno de arriba y acabar campeón de liga”, alegaba el técnico. De momento los azulgranas mantienen el liderato empatados a puntos con el Jerez (le ganó con solvencia al Sanvicenteño). El próximo domingo el Extremadura se enfrenta al Arroyo, otro rival de play-off que vive su momento dulce. El partido será el domingo a las 12 horas. No estará Carlos Rubén que cumple ciclo de amonestaciones.

Extremadura UD: Carlos Saavedra; Tomillo, Pereira, Carlos, Jorge Cano; Carlos Rubén, Ismael Barragán, Curro, Cristo, José Manuel; Willy. Cambios: Ruano por Jorge Cano en el 53. Dieguito por José Manuel en el 60.

Badajoz: Sergio, Javichu, Kiko, Jesús Muñoz, Chechu; Jairo, Parada, Edu Torres, Adri; Rober Gándara, y Carreño. Cambios: Abraham Pozo por Adri en el 71; Germán por Javichu en el 86, Copito por Carreño en el 90.

Árbitro: Pavón Guillén, asistido en bandas por Pajares Alviz y Galayo Castañares Muñoz. Amonestó al local Carlos Rubén y Carlos, y a losvisitantes Edu Torres, Jesús Muñoz.

Incidencias: Estadio Francisco de la Hera. 3.000 espectadores (mucha afición procedente de Badajoz). Al inicio del partido se presentaron los equipos que conforman la cantera del Extremadura.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.