Editorial julio: 'Cambio de gobierno, ¿fin de algunos proyectos?'

Después de cuatro años de mandato de José Antonio Monago como presidente del Gobierno de Extremadura, y tras la victoria del PSOE en las últimas elecciones autonómicas, Guillermo Fernández Vara pasa a ser el nuevo presidente autonómico.  Tendremos, por tanto, cuatro años de gobierno socialista donde previsiblemente  se producirán importantes cambios en el modelo de gestión de nuestra Comunidad Autónoma, y donde esperemos se continúe con la recuperación económica, el descenso del paro, tras varios meses de bajada continuada, y con un crecimiento paulatino, sin olvidar en ningún momento aquellos que peor lo están pasando por la pérdida de sus empleos.

 

Entre todos los proyectos que el Partido Popular puso en marcha en los últimos meses de legislatura, destacan para nuestra comarca dos de diferente índole. Por un lado, el proyecto de regadío para la comarca de Tierra de Barros, donde se habilitarán 15.000 hectáreas de regadíos privados, y que se trata de un proyecto declarado de Interés para la Comunidad Autónoma. Por otro lado, el ansiado proyecto de arreglo de la carretera EX 360, que une Villafranca de los Barros con Fuente del Maestre, y que se ha convertido en la salida natural de los fontaneses hacia la autovía. Esta vía, de enorme tráfico de camiones y con una calzada muy estrecha, constituye un peligro excesivo para los conductores que la transitan. Tal como informamos en la edición de enero de este año, Fomento invertirá 8,5 millones de euros, entre los años 2015 y 2017, para principalmente ampliar el ancho de esta carretera.  La inversión plurianual está recogida en los presupuestos autonómicos de 2015, con tres anualidades: 100.000 euros en el 2015, para el proyecto técnico, 6.520.000 euros en el 2016 y 1.910.000 euros en el 2017. Está previsto pasar de una calzada de 6 metros de ancho sin arcenes a una de 9 metros de ancho en total.

Tanto el plan de regadío como el arreglo de la EX 360 son proyectos importantes para el desarrollo y bienestar de nuestra comarca. No se tratan en ninguno de los casos de obras faraónicas de dudosa rentabilidad, ni de construcciones desproporcionadas ideadas por el político de turno para su lucimiento. Por todo ello, es imprescindible que los nuevos gestores políticos de Extremadura ejerzan su función de manera responsable y continúen impulsando ambos proyectos tan importantes, sin importarles el color del grupo político que los impulsó.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.