Editorial abril: 'Club Balonmano Villafranca, ejemplo de esfuerzo y superación'

El deporte de competición actual se ha convertido en un reflejo de actitudes negativas para la sociedad: racismo, xenofobia, violencia, agresividad, intolerancia, desprecio a las reglas, son algunos de los ejemplos que nos encontramos cada día en partidos celebrados en todo tipo de deportes. Este ambiente desolador sólo es la punta del iceberg. El deporte escolar se ha convertido en todo menos en educativo: padres que se pelean en las gradas, hijos presionados por sus progenitores, árbitros que ejercen de todo menos de jueces imparciales, y un sinfín de actitudes contrarias al legado que intentó transmitirnos Pierre de Coubertin.

 


Pero afortunadamente sí existen ejemplos para los jóvenes de cómo el deporte puede inculcar valores como el esfuerzo y la superación, tan despreciados por el sistema educativo actual. Podríamos enumerar decenas de clubes deportivos y entidades educativas de la comarca que pretenden con la actividad física competitiva formar de manera integral a sus chicos/as, pero en este editorial queremos destacar al Club Balonmano Villafranca Forge Adour por los logros deportivos que está consiguiendo esta temporada, dando claras muestras de que con esfuerzo, superación y constancia se puede alcanzar lo que uno se propone.

Participa en la Primera Estatal del balonmano nacional, es decir, la tercera categoría, siendo el máximo representante del balonmano extremeño. Comenzó la temporada de forma irregular, para después caer en una espiral de resultados negativos que les llevó al último puesto y con pocas aspiraciones de permanencia. Aún así, este equipo humano, conducidos por Antonio García ‘Cidoncha’, supo mantener la unidad del equipo, luchar por mejorar semana a semana y volver a la senda de la victoria. Quizá, el hecho de que sean los propios jugadores los que conforman la directiva ayudó a ello. Arropados por casi 900 aficionados en los partidos de casa, encadenaron varias victorias seguidas hasta llegar al punto en el que nos encontramos: a un solo paso de la salvación. Y todo ha sido a base de lucha, superación, esfuerzo y unión; y con una plantilla en gran parte amater, más mérito aún. Todo un ejemplo para una localidad como Villafranca de los Barros.

Ojalá que esta buena racha deportiva pueda mantenerla también el CAPEX y pueda volver a la Primera División, que no olvidemos es la segunda categoría del atletismo español, donde ya estuvo la temporada pasada. Otro perfecto ejemplo que encarna los valores para los que se debió inventar el deporte.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.