La Gaceta Independiente ha elaborado para el Ayuntamiento de Almendralejo un vídeo que pretende transmitir un mensaje positivo sobre el tiempo pasado y las necesarias precauciones a tener en cuenta

'La Alberca' visita de nuevo el antiguo Lavadero de Lanas en una ruta de senderismo

Unas cincuenta personas asistieron el pasado domingo 2 de noviembre a la que se ha llamado la II Ruta al Lavadero de Lanas de Peñaovejera. Senderistas de toda la comarca participaron en la ruta organizada por Amigos Senderistas ´La Alberca' de Ribera del Fresno, desde Badajoz, Montijo, Mérida, Puebla del Prior. 

La marcha partió desde el Parque de la Alameda, junto al Arroyo Valdemedel, donde Teresa Rodríguez daba el pistoletazo de salida a las 8:15 minutos de la mañana con una breve introducción y mención de los lugares por los que el grupo pasaría. La primera parada obligada sería en la zona ZEPA situada en la Parroquia Nuestra Señora de Gracia, uno de los lugares más veteranos en toda la Tierra de Barros, donde vienen colaborando desde hace años DEMA y AMUS en la recogida y salvamento de pollos de cernícalos caídos del nido. De este modo se cuenta así con 25-30 parejas de las cuales anidan en la parroquia en nidos artificiales instalados sobre la cubierta y otros en madera colocados en sus torres, comentó Teresa. 

Acto seguido se tomaría el camino hacia Almendralejo y posteriormente hacia el paraje de la Huerta de San Pedro, para finalizar justo enfrente en la zona denominada Lavadero de Lanas de Santiago del Cacho, como así explicaría Juan Francisco Llano Báez, miembro del club e investigador local que matizó el porqué de la raza merina y churra, de la ubicación del lavadero y su posterior caída en el olvido, de las personas que lo habitaron, cuadrillas que en él trabajaron etc. Un avituallamiento que una vez más consiguió cautivar a locales y foráneos en la riqueza patrimonial del pequeño municipio pacense. 

Tras reponer fuerzas, foto de familia y vueltas las ganas de andar, la próxima parada no fue otra que Las Huertas de San Pedro donde, de nuevo Llano Báez situaría la vieja y desaparecida ermita santiaguista con devoción a San Pedro y la venta de Solís, un lugar de paso transitado no hace mucho y del que sólo quedan los cimientos de su alberca. Caminos, parajes, veredas y pasiles por los que acceder para regresar a Ribera del Fresno y en todo momento apoyados por Teresa Rodríguez, por la variedad de especies naturales con las que el grupo encontraría a lo largo y ancho de la ruta. Finalizada, se pudo comentar como fue, al grupo pareció corta, 16,800 kilómetros en poco menos de cuatro horas. Climatología bastante buena, ni llovió como en un principio se creyó, ni hizo calor como para hacerse pesada.

Una ruta que continuarían los vecinos de Mérida por las calles de la villa para conocer su pasado más señorial y solariego, sus calles más ilustres hasta bien entradas las dos de la tarde con las primeras gotas del día.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.