La Gaceta Independiente ha elaborado para el Ayuntamiento de Almendralejo un vídeo que pretende transmitir un mensaje positivo sobre el tiempo pasado y las necesarias precauciones a tener en cuenta

Opinión. '¿Siempre nos quedará un trozo de tierra?'



"Madre Tierra debe ser tratada con cariño / Ella nos da la vida, no la riegues con veneno / porque, si ella muere, muero, aquí moriremos todos. / Aún no se dieron cuenta, somos lo que comemos / Vaya panda de alelados, que bajo su sombrero / son tan pobres que sólo tienen dinero". Vandana Shiva

Extremadura es Agricultura, sigue siendo una región pegada a la tierra. Muchos hombres y mujeres continúan cultivando la tierra como forma de ganarse la vida y muchas otras, jóvenes, se van pasando al campo, algunas como proyecto vital y otras huyendo de los efectos devastadores de la crisis o de la vida en las grandes ciudades, buscando un mínimo sustento. Al mismo tiempo hay un gran abandono de explotaciones, ante la falta de futuro. La realidad tiene muchas caras y no todas nos cuentan lo mismo.

 


Dicen que en los pueblos siempre se ha pasado menos hambre porque todo el mundo tenía su cachito de huerta, algo que comprobamos cuando las cosas se ponen feas… pase lo que pase, por muy mal que se pongan las cosas... siempre nos quedará un trozo de tierra. Esta máxima de la sabiduría popular pone en el centro la importancia vital de la agricultura para las personas, lo que la agricultura es desde hace milenios: nuestra forma de alimentarnos, nuestro sustento. La agricultura nos conecta con otros pueblos y otras gentes que, como nosotros/as ha buscado en ella su forma de vida. Esta forma de entender la agricultura está en peligro en todo el mundo, el agronegocio ha llegado para quedarse... si no lo impedimos.
Un acto tan cotidiano como guardar semillas de una cosecha para el año siguiente puede convertirse en delictivo porque “daña” los intereses de los propietarios de las semillas, que las han patentado (1). Así, multinacionales como Monsanto, Singenta-Novartis, Bayer... se apropian de las semillas y crean nuevas variedades transgénicas que imponen en los canales de distribución que controlan por todo el planeta. Esto no es ciencia ficción, es la agricultura del presente y, si no hacemos nada, del futuro.

Mientras las corporaciones cuentan sus beneficios, el campo sigue sin generar un sustento digno para los y las pequeñas agricultoras, que pueden sobrevivir a duras penas, dependientes del “mercado” y de las políticas agrarias que están, la mayoría de las veces, en consonancia con los intereses de las mismas corporaciones y dejan de lado las necesidades de los y las campesinos/as. Según Vía Campesina, se calcula que en Europa, cada día, más de mil explotaciones agrarias tienen que cerrar (2). Muchos de esos agricultores y agricultoras serán, sin duda, extremeñas/os.

Siempre nos quedará la tierra... Hasta que la agotemos... Los métodos industriales aplicados al campo producen los resultados que todos y todas conocemos: sobreexplotación y empobrecimiento de la tierra, contaminación de acuíferos por el uso de pesticidas, herbicidas y plaguicidas en grandes cantidades, disminución de la biodiversidad y desaparición de las semillas y plantas tradicionales.

Este mismo método es el que se ha utilizado durante años en zonas con suelos tradicionalmente fértiles, como las Vegas del Guadiana, donde la tierra y el agua están contaminadas con productos tóxicos que se han ido acumulando tras muchas temporadas de tratamientos con productos químicos. Ya no se pueden usar los pozos para beber y cada vez son más las personas que exigen estudios serios para comprobar si el uso de estos productos está relacionado con el aumento alarmante de casos de cáncer y otras enfermedades.

Hemos asistido, además, a las dificultades de poner en marcha un modelo cooperativo, que diera fuerza y unión los pequeños, y hemos visto fracasar, una tras otra, cooperativas agrícolas y ganaderas, en las que nos estrellábamos con los funcionamientos competitivos adquiridos y atesorados durante años.

Ante esta realidad, y ante una política agraria europea que favorece a los grandes e ignora a los que menos tienen (3), algunos y algunas llevan años organizándose. Hay movimientos en todo el mundo que denuncian situaciones abusivas e injustas, se establecen nuevas formas de relacionarse, por ejemplo, tejiendo redes entre consumidores/as y productoras/es, a través de grupos de consumo, en los que el beneficio se lo lleva quien produce y no las intermediarias.

La gente se mueve, la información circula a mucha velocidad y resulta más sencillo organizarse: se recuperan mercados de abastos, se realizan jornadas, eventos, encuentros para hablar de agricultura, para recuperar semillas autóctonas o cursos para aprender y practicar técnicas tradicionales o innovadoras, las productoras/es ecológicas son cada día más y también somos cada día más las personas que queremos consumir productos sanos y justos...  se abre paso la conciencia de que la agricultura es patrimonio de todos y todas las que habitamos el planeta, estamos sembrando...  

(1) http://www.eldiario.es/desalambre/campesinos-latinoamericanos-privatizacion-impulsada-Monsanto_0_249875546.html
http://www.ecologistasenaccion.org/article27105.html
(2) http://viacampesina.org/es/index.php/noticias-de-las-regiones-mainmenu-29/507-creacie-la-coordinadora-europea-vcampesina
(3) http://esthervivas.com/2013/06/28/una-agricultura-sin-campesinos/

Este artículo forma parte del proyecto Mudalmundo VI “Cooperando en Comunidad”, desarrollado por el Colectivo CALA y financiado en parte con dinero público a través de la AEXCID (Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo)

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.