Opinión. 'La salud no es lo que importa'


Cuando escuchamos hablar de cooperación en el ámbito de la salud en zonas de Africa o Centro América, se nos vienen a la cabeza imágenes que hemos visto mil veces por televisión de situaciones de emergencia o epidemias, imágenes de personas siendo atendidas por ongds en condiciones precarias, hospitales de campaña, personas que en muchas ocasiones son enviadas a sus casas, sin atención, porque no hay recursos, sufrimiento y dolor.

 



Las imágenes que nos están llegando de los efectos del ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry son la continuación de esas otras, mil veces vistas. Uno de los mensajes que nos llega es de incapacidad para gestionar su propia salud, fruto quizás de la incompetencia, la corrupción o la desidia... son negros... no saben. No se entra en las raíces del problema, en cómo se ha llegado a la situación actual y qué tienen que ver las políticas neoliberales practicadas desde hace años, reflejo de los intereses de las grandes corporaciones de EEUU o Europa, en lo que está pasando.

Incomprensiblemente, el derecho a  la salud no está garantizado en todo el mundo, ni siquiera en una pequeña parte, sobre todo si hablamos de salud en sentido amplio, como la define la OMS (1) "La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades". La misma OMS que depende, cada vez más, de las contribuciones de fundaciones y empresas privadas (2) y que cambió su estrategia de intervención en países empobrecidos, pasando de fomentar la atención primaria y las redes de salud integral a centrarse en la asistencia a cuatro o cinco grandes enfermedades. Al mismo tiempo se ha ido destruyendo la cultura ancestral de los pueblos, basada en prácticas de medicina tradicional, despreciándola en pro de una medicina científica, moderna y de exportación. Como resultado, en amplias zonas de Africa y Centroamérica la prevención o la asistencia médica primaria no existen o lo hacen con muchas dificultades, haciendo imposibles las políticas reales de prevención o de salud pública.

Esto es especialmente grave cuando estamos hablando de países en los que las personas mueren por no poder acceder, por ejemplo, a un tratamiento médico. Mientras, las multinacionales farmacéuticas, que controlan la fabricación y distribución de medicamentos, se benefician de la Ayuda al Desarrollo, deciden sus líneas de investigación en función de los beneficios y no de las necesidades y patentan los tratamientos con leyes estrictas de propiedad intelectual, dejándolos fuera del alcance de la mayoría. Todo esto sin control por parte de los Estados ni de las personas y muchas veces con el silencio comprado de los primeros.

Hablamos de países empobrecidos como Haití o Sierra Leona pero también de países como Estados Unidos donde tener que costear los servicios de salud empuja a muchas personas a la pobreza, y ésto les iguala con los/as más pobres del planeta.

Para nosotras, que contamos con un sistema público de salud, resulta muy difícil imaginar la vida sin centros de salud y hospitales, que funcionan de manera aceptable, y que, hasta hace pocos años, eran un modelo para otros países. Ahora este sistema está en riesgo por las políticas neoliberales impuestas desde fuera y ejecutadas por el gobierno, que están desmantelando nuestra sanidad pública.

Precisamente, el mismo modelo neoliberal, que consiste en mercantilizar cualquier campo de la vida para sacar el máximo beneficio económico posible, es el modelo que ha llevado a esos países africanos que copan las noticias, a la situación en que actualmente se encuentra:  las sucesivas políticas de privatización de la salud, la reducción de la atención primaria, los recortes a los presupuestos de salud impuestos por organismos internacionales, los límites al control de los estados y la falta de transparencia, que han debilitado, y en algunos casos, extinguido, los sistemas de salud nacionales (3)

Hace unos días, un titular de prensa decía "El Banco Mundial señala que se necesitarán 1800 millones de dólares para combatir el ébola". Es el mismo Banco Mundial que apoya y apuntala las políticas de ajuste del Fondo Monetario Internacional que han desangrado el mundo en el último medio siglo. Como mínimo, ante ésto nos tendrían que surgir algunas preguntas...

1- http://www.who.int/suggestions/faq/es/

2- https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag-42885/Redefiniendo%20la%20cooperacion%20al%20desarrollo.pdf

http://www.tendencias21.net/Forcades-Casi-todas-las-farmaceuticas-han-sido-condenadas-en-los-tribunales_a16746.html

3- http://www.mundonegro.com/mnd/impacto-politicas-neoliberales-salud-africa


Este artículo forma parte del proyecto Mudalmundo VI “Cooperando en Comunidad”, desarrollado por el Colectivo CALA y financiado en parte con dinero público a través de la AEXCID (Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo)

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.