Los camareros celebran el día de su patrona en Ribera del Fresno

El 29 de julio es el día de Santa Marta, patrona de la hostelería, y un año más en Ribera del Fresno, decenas de personas lo han celebrado. La jornada comenzó echando el arroz a la paella, según nos cuenta la gerente de Cafetería Batilo, Patricia Fuentes Heredia, serían las tres del mediodía. Continuó con una comida en La Casa del Pueblo y terminó con una cena en el mismo lugar.

“Estuvimos en La Casa del Pueblo compartiendo una gran paella y acabamos sobre las doce de la noche cenando montaditos en el mismo sitio, aunque los más intrépidos seguimos la fiesta en un chalet dándonos un chapuzón hasta más de las dos de la madrugada”, relata sonriente Fuentes Heredia.

Algunos locales lo tuvieron claro, cerraron todo el día, o al mediodía, para reunirse con compañeros que sólo en días así pueden saborear platos de otras mesas. Así, Patricia cuenta: “Yo es la primera vez que lo celebro, aunque se habla de que antes era algo habitual después se dejó de hacer. Ayer estuvimos los que quisimos estar, cerraron Batilo e Hibernia... y Miguel cerró por el mediodía al igual que Viondi, nos juntamos más de 20 camareros, hubo karaoke y muchos sacaron sus venas artísticas”. A pesar del buen ambiente entre los participantes, los organizadores echaron de menos a numerosos compañeros del sector que no quisieron o no pudieron celebrar esta jornada. 

Carlos González del Bar el Rinconcillo agradecía esta jornada a María José, "que es la que lo organizó todo". Mica Ríos de Bar Avenida de Extremadura también nos contaba: "Cuando yo llegué estaban cantando y pasé un rato agradable, estuvieron casi todos, nosotros hasta por la noche no abrimos". Luis Santé, del Quiosco del Cristo: "Yo estuve un rato, pero el rato que estuve fue muy bien, risas y buen rollo, que es lo principal, hubo uno que tocó la guitarra como Camarón, muchas risas..."

La tradicional convivencia se conoce ya en 1987 cuando de la mano de diferentes hosteleros este día se reunían en la Piscina Municipal o algún cortijo de propiedad particular no sólo a comer, jugar al fútbol y otros juegos de mesa. Más adelante y ya con la constituida Asociación de Hostelería se seguiría celebrando hasta una década más tarde, en que la asociación desaparece y diferentes grupos de compañeros y amigos por iniciativa propia se congregan resistiéndose a que desaparezca esta costumbre.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.