La Guardia Civil investiga a 23 personas por la celebración clandestina de peleas de gallos en Montijo

La intervención se llevó a cabo en un antiguo establecimiento hostelero de este municipio cuando unas 60 personas presenciaban y apostaban por los gallos que combatían en el ‘reñidero’    

La Guardia Civil de Badajoz, dentro de la operación ‘Zaragallo’ contra las peleas de gallos y apuestas clandestinas, investigó a 23 personas, como presuntos autores de un delito de maltrato animal. A tres de ellas, además, por su pertenencia a grupo criminal que se dedicaba a organizar la celebración de estas peleas.

Una operación en las que han intervenido 64 gallos denominados ‘de pelea’ propiedad de los presentes, algunos de ellos con numerosas heridas y amputaciones. Animales cuyo valor en el mercado podría alcanzar los 190.000 euros.

La operación se inició cuando la Guardia Civil de Badajoz consiguió suficientes indicios para considerar que varios propietarios de gallos denominados ‘de pelea’ se estarían reuniendo en un antiguo establecimiento hostelero ubicado en una finca del término municipal de Montijo para realizar combates y apuestas clandestinas de estas aves, por lo que se establecieron dispositivos de vigilancia en dicho lugar.

Fue la tarde del pasado día 7 cuando detectaron la presencia de numerosas personas, algunas de ellas supuestos criadores-propietarios de gallos de pelea, que podrían estar llevando a cabo en ese momento ‘combates’ en el citado establecimiento, por lo que los agentes procedieron a la entrada, inspección y registro del local, donde se encontraban unas 60 personas (alguna menor de edad) que presenciaban las peleas de gallos en el reñidero. En ese momento los agentes procedieron a la identificación de 23 personas por considerarlas responsables de las mismas y no ser meros espectadores.

Durante la inspección y registro del local se hallaron jaulas y trasportines con un total de 64 gallos propiedad de los participantes, algunos de ellos con heridas y amputaciones, síntomas evidentes de su participación en peleas.

Todos ellos fueron intervenidos por los agentes y asistidos de las heridas sufridas por facultativo veterinario (que no pudo salvar la vida de cinco de ellos), quien extendió informe detallado del estado en que se encontraban las aves y posteriormente fueron puestos a disposición de la autoridad judicial,  que ordenó su traslado a una asociación especializada en la recuperación de estas aves.

También se intervinieron unos 2.000 euros de las supuestas apuestas que los asistentes estaban realizando, contractadas con documentación existente que las confirmaba. Además de hallar medicamentos para la cura de las aves y otros útiles para manipular sus espolones.

En la operación desarrollada por los agentes se extendieron más de un centenar de actas por diferentes infracciones administrativas, tales como apuestas ilegales, portar armas blancas,  contrabando de tabaco y tenencia de sustancias estupefacientes. Hechos denunciados administrativamente y que se han puesto en conocimiento de las autoridades correspondientes.

Ante los citados hechos y con las pruebas incriminatorias, fueron informados de que pudieran ser constitutivos de una acción delictiva, por lo que les instruyeron diligencias por un presunto delito de maltrato animal algunos de ellos con el resultado de muerte, contemplado en el art. 337.3 del vigente Código Penal, enfrentándose los ahora investigados a penas de prisión de hasta dieciocho meses e inhabilitación de hasta cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con animales.

Las diligencias instruidas están a disposición de los Juzgados de Instrucción de Montijo y la Fiscalía de Medio Ambiente de Mérida.
l