Una parte de la junta directiva de Aprosuba-13 denuncia el "incumplimiento sistemático" de los estatutos por parte de la presidenta

En imagen, cinco de las seis integrantes de la junta directiva que denuncian los supuestos incumplimientos

Según han manifestado, han solicitado infructuosamente en tres ocasiones la convocatoria de una junta directiva

En rueda de prensa ofrecida esta mañana, varias integrantes de la junta directiva de Aprosuba-13 de Villafranca de los Barros han denunciado el “incumplimiento sistemático” de los estatutos por parte de la presidenta, Nieves Arroyo.

“Nos encontramos con que la presidenta, aquella persona que debiera ser la garante de estos estatutos, los incumple de forma sistemática, y lo hace manteniendo una actitud impropia de este tiempo, ejerciendo de jueza y verdugo junto al director-gerente”, ha afirmado Elisa Gragera, tesorera de Aprosuba-13 y portavoz de estas seis madres -una de ellas no ha estado presente en la comparecencia-, quien ha añadido que los propios estatutos reflejan que “el presidente debe velar por la ejecución de los acuerdos adoptados en la asamblea general y la junta directiva y cuidar del debido cumplimiento de los estatutos”.

En este sentido, Gragera ha manifestado que durante las últimas semanas han solicitado hasta en tres ocasiones a la presidenta la convocatoria de una junta directiva para abordar cuestiones de interés para la asociación, amparándose para ello en lo que estipulan los estatutos, que recogen –ha explicado- que tendrá que convocarse cuando así lo pida el veinte por ciento de sus miembros. “Ninguna de estas tres solicitudes ha sido atendida, negándonos así hasta el más mínimo derecho de decisión e intervención como cargos electos en una asamblea. Hasta ahora la actitud de la presidenta se había limitado a no acatar las decisiones que no le interesaban, pero ahora vemos que ha ido más allá, cercenando el derecho a reunión que nos otorgan los estatutos”, ha apostillado Elisa Gragera.

También han denunciado una “campaña de difamación orquestada por un grupo reducido de socios y dirigida por la propia presidenta hacia nosotras mediante reuniones particulares con socios en lugares públicos de Villafranca, e incluso a través de redes sociales”, la cual -han señalado- “tiene por fin último apartarnos de su camino para mantener su cuota de poder, así como perpetuar los intereses de algunos socios”.

Asimismo, han instado a las autoridades locales y regionales “a que paren este abuso de poder y restablezcan el orden democrático que debe reinar en cada estamento de nuestra sociedad propio del Estado de derecho en el que nos encontramos”.

Finalmente, han pedido a los socios numerarios de la asociación a “unirse y luchar contra este sinsentido y volvamos todos a batallar por lo único que nos debería mover: mejorar la calidad de nuestros hijos y familiares”, ha concluido Gragera.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.