La Guardia Civil desmantela en Los Santos de Maimona una clínica clandestina de tratamientos paliativos

El falso doctor utilizaba una vivienda como clínica privada de tratamientos de enfermedades como ELA y Alzheimer

También detiene a sus dos cómplices, ambos vecinos de Villafranca

La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Fina Lumbre’, detiene a un vecino de Sevilla que ejercía en una clínica clandestina en Los Santos de Maimona como médico especializado en tratamientos paliativos a pesar de no estar colegiado y de no poseer titulación oficial. También se detuvo a sus dos cómplices, una cuidadora y una colaboradora de la clínica, ambos vecinos de Villafranca de los Barros.

La operación se inició el pasado 21 de octubre de 2016 cuando la Policía Local de Los Santos de Maimona localizó, en el interior de una vivienda del municipio, una supuesta clínica. En su interior los agentes encontraron todo tipo de material, aparatos médicos e incluso un gimnasio ubicado en la cochera del inmueble. Ante los citados hechos, trasladaron la información a la Guardia Civil.

A raíz de esta información, la Guardia Civil de Los Santos de Maimona y el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zafra iniciaron una investigación con la finalidad de averiguar las circunstancias que rodean el funcionamiento de esa supuesta clínica clandestina, localizar e identificar a las personas afectadas y concretar el grado de participación del titular y trabajadores de la misma.

En el desarrollo de la investigación, se pudo comprobar que dicha clínica no estaba declarada como tal en ningún organismo oficial. En ésta, trabajaban el presunto doctor y una cuidadora, quienes habrían atendido a personas afectadas por graves enfermedades como ELA o Alzhéimer. Además, la clínica contaba con una colaboradora, encargada de la gestión económica.Tras laboriosas gestiones localizaron en las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, a dos de los enfermos que residieron y recibieron en la clínica, durante varios meses, tratamientos paliativos, bajo la promesa de poder mejorar o incluso de sanar en sus graves dolencias diagnosticadas como graves por diferentes especialistas. Pacientes que realizaron a la clínica pagos por valor de 3.000 o 4.000 euros mensuales por estancia y tratamientos médicos.

Se comprobó que el doctor carecía de titulación oficial, y prescribía tratamientos de enfermedades paliativas a las personas con estancia en la clínica e igualmente comercializaba en el mercado ilícito con medicamentos que adquiría adulterándoles el embalaje y formato para personalizarlos. Acciones delictivas que contaron con la implicación de la cuidadora, carente de contrato laboral, así como de una colaboradora, titular de las cuentas bancarias de la clínica, quien también se encargaba de la elaboración de productos y remedios que se prescribían a los enfermos.

Por todo ello, a finales del pasado mes de abril, la Guardia Civil detuvo a los tres implicados por delitos contra la salud pública, estafa, intrusismo profesional y contra el derecho de los trabajadores.

La operación sigue abierta con el fin de averiguar e identificar a otras posibles víctimas de la estafa sufrida. Así mismo, la Guardia Civil no descarta en el avance de la investigación, considerar a los ahora detenidos implicados en otros delitos como el de economía sumergida y fraudes a la Seguridad Social y Agencia Tributaria.

Las diligencias, junto con las detenciones, son puestas a disposición del Juzgado de Instrucción Zafra.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.