Gran afluencia de público en los primeros días de la I Feria del Marisco Rodu El Tiburón en Villafranca de los Barros. Reportaje de La Gaceta Independiente

Pregón del médico de familia en las fiestas del Cristo de las Misericordias en Ribera del Fresno

La localidad pacense de Ribera del Fresno (Badajoz) se prepara para celebrar, del 13 al 16 de septiembre, las Fiestas Patronales en Honor al Santísimo Cristo de las Misericordias. Unas fiestas que, oficialmente, comienzan el día 13 con el pregón, desde la Plaza de España.

 

Este año, el pregonero será el médico de familia de Ribera del Fresno, recientemente jubilado y homenajeado por toda la localidad en el pasado mes de julio, Fco. Javier Porras Pombo, tras 34 años de ejercicio a ésta villa, éste acto será presentado por M Carmen Bote.

Despedida-Homenaje a don Javier Porras (13-07-2013)

El pasado mes de julio se despedía el médico de familia don Fco. Javier Porras Pombo ante más de 400 personas, todo un pueblo le decía adiós a quién durante más de 30 años había sido no sólo su médico sino también su amigo y vecino. "Bueno, después de ésta cascada emocional que he recibido, parece ser que el protagonista de la noche soy yo, no, el protagonista de la noche sois vosotros, Ribera del Fresno, porque Ribera del Fresno es algo tan especial que vosotros sois los protagonistas." Comentó Javier.

Tras la enfermedad que le tuvo apartado de su pueblo y de la medicina, el doctor agradecía "al pueblo de Ribera estar en un acto lúdico, un acto festivo como éste cuando estuvisteis a mí lado hace ya dos años que estuvo todo el pueblo de Ribera en el hospital, todo el pueblo de Ribera estuvo en Villalba a verme, eso es de agradecer. Quiero agradecer como no, a parte del Ribera, a mí familia, tan importante, Mari Tere mí mujer que ha sido… bueno desde siempre ha sido mí enfermera. Quiero agradecerle a ella que haya sido un poco mí carcelera, me confiscaba y me fiscalizaba mis horas de llegada y de salida porque el juez que me dijo que estaba muy malito que no volviera a salir a las cinco y media de la mañana de mi casa hasta los dos últimos meses que ya me dijo, “día de puertas abiertas, pero por favor, desayuna antes de salir de casa y desayuna en el Quiosco del Parque” sonríe Javier a sus vecinos.

Continúa Fco. Javier describiendo lo vivido, ”Cuando llegué a Ribera, la medicina que se hacía hace 34 años en Ribera y muchos pueblos de España era una medicina histórica y heroica, era prácticamente imposible hacer buena medicina, teníamos que luchar por cambiar eso, pero eso llevaba tiempo…”

El doctor Porras nos narra la odisea, contando que “empezamos con los proyectos, para cambiar esto, lo primero no teníamos analítica, no teníamos apoyo radiológico, el Hospital más cercano estaba a 100 kilómetros. Figuraros los sudores que nos pasaban a nosotros… Pero, para mí ha sido un privilegio el trabajar en lo que quiero y trabajar como he querido, e intentado por todos los medios ofreceros a vosotros una medicina a la carta. Ha sido un privilegio trabajar con vosotros y he sido un afortunado, nadie me ha tirado de las orejas, así estos dos últimos meses le dije a la celadora: “Loli, día de puertas abiertas, que entren cuando les dé la gana”.

Su legado

Para cerrar nos da a conocer su lado más humano, “os quiero dejar un pequeño legado, un pequeño recuerdo, entrando en nuestro centro médico, -porque nuestro centro médico no es consultorio, nuestro centro médico está a un solo habitante de ser centro de salud-, veréis a la entrada un cuadro que pone lo siguiente: “El médico Rural un amigo siempre en vela”, el médico rural se ha ido, “Caminante no hay camino, se hace camino al andar y al volver la vista atrás , ésta senda yo no la voy a volver a pisar” el médico se ha ido pero el amigo siempre va quedar y siempre que entréis en el Centro Médico ahí estará  Javier Porras. Y os dejo otro legado que es el siguiente, no consintáis que ningún sanitario os diga, “Javier os tenía muy mal acostumbrados”, no señor, Javier os tenía muy bien acostumbrados por dos razones, la primera por ser persona y la persona merece la mayor dignidad, y sobre todo si está enferma y está malita y segundo porque somos ribereños y al serlo llevamos el orgullo en la frente y no necesitamos más que nadie, pero tampoco menos que nadie, y si usted no es capaz de tratarme como me ha tratado a mí Javier Porras, usted no es digno de estar sentado en esa silla. El orgullo de ser ribereño lo tenemos que llevar por encima siempre. Bueno me despido ya, y esta sí es ya la definitiva, que me recordéis con el mismo cariño que yo os voy a recordar, y como dijo uno de mis actores favoritos Alfredo Landa, tristemente desaparecido éste año, gracias, gracias, gracias”, finaliza Fco. Javier.

 

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.