La Gaceta Independiente ha elaborado para el Ayuntamiento de Almendralejo un vídeo que pretende transmitir un mensaje positivo sobre el tiempo pasado y las necesarias precauciones a tener en cuenta

Cuarentena y depresión

PEQUEÑAS HISTORIAS DE UN CONFINAMIENTO (VII)

Fuente: elmedicointeractivo.com

El título para la historia de hoy en La Gaceta Independiente, 'Cuarentena y depresión', es idea de la persona que firma la reflexión, que a continuación les hacemos llegar íntegramente. Nuestra protagonista nos trasmite esta historia en la que prefiere permanecer en el anonimato

Dicen los especialistas, psiquiatras, psicólogos, terapeutas y hasta los no expertos, que para la depresión lo mejor que hay (y además la mayoría te lo dicen así) es salir a la calle: “¡Salga a la calle, a caminar, a tomar algo con los amigos, a pasear, pero no se quede en casa!”

 Ella, que entró en la consulta tirando del cuerpo a la fuerza, porque ya no recordaba cuando fue la última noche que pudo dormir del tirón, sin despertarse sobresaltada, con los ojos hinchados de llorar, la mayoría de las veces ya sin saber por qué, con la sonrisa borrada, porque ya nada la hacía reír y con la mirada perdida porque había perdido el interés por todo lo que le rodeada su familia, sus amigos, su vida, al fin, pudo ponerle nombre: depresión mayor.

Y esto es como todo, tenemos rachas: unas veces mejores y otras peores, siempre con nuestro tratamiento para tratar la depresión y la ansiedad, ¡porque esa también se acopla!

Y ahora que llegaba el tiempo bueno, en las terracitas, con  la tapa, con lo que nos gusta a los españoles el tapeo de mediodía, ahora aparece el coronavirus.

A mí que lo que me salvaba de estar moquicaída con el cambio de estación era eso: ¡el salir de cañitas!¡La tapita de ensaladilla!, pues nada, se fastidió.

Ahora toca cuarentena, el confinamiento en casa, y ahora viene lo duro.

Para cualquier persona llega a ser estresante el tener que permanecer en casa por una situación como la que estamos viviendo en España y en el resto del mundo, pero a mí, psicológicamente, ya me está haciendo mella.

No es sólo el hecho de tener que estar en casa, en una situación normal, soy la persona más casera del mundo, puedo llegar a estar semanas en casa sin salir, es el no saber cuándo va a terminar esto, lo que más me agobia y lo que está haciendo que me venga un poco abajo.

No sé si a las personas que os pasa lo mismo que a mí os está ocurriendo esto: me cansa que todo el día estén aconsejándonos que hagamos deporte en casa, que organicemos lo que vamos a hacer, que comamos sano para no engordar, etc.

¡Pues sí, me agobia! Me imagino que eso agobia hasta al que tiene los nervios de acero.

No quiero hacer deporte, no quiero organizarme y hoy me voy a comer un helado porque me apetece.

De verdad, hay momentos en los que me falta el aire y tengo que mantenerme fuerte por mí, porque son muchos años y he conseguido mucho, por mi familia y por supuesto por mis amigos, porque cuando todo esto pase quiero estar fuerte para salir a celebrar el triunfo pero de momento, yo me quedo en casa.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.