Diario de un confinado en solitario

PEQUEÑAS HISTORIAS DE UN CONFINAMIENTO (IV)

Un confinamiento para perder peso en lugar de ponerlo

Pedro Serna, fiel seguidor de nuestro medio, nos hace llegar el día a día de su confinamiento en solitario. Su objetivo es que la actividad profesional doméstica y de ocio ocupe el mayor tiempo posible. Y, en estos tiempos, donde solo se habla de lo que engordaremos durante el confinamiento, Pedro es de los que está aplicando una estricta disciplina para perderlo.
Este es su relato:

Mi rutina comienza a las 6 de la mañana, que es cuando me levanto. Comienzo el día tomando un par de vasos de agua para activar el cuerpo y la mente, lo hago desde hace muchos años. Una vez en la cocina, friego a mano la loza del día anterior, que es poca cosa, no más de dos o tres platos, un par de vasos y algún utensilio de cocina. Del tirón hago las labores de casa. Seguidamente me subo a la terraza y hago una rutina de ejercicios físicos de poca exigencia (abdominales, sentadillas y flexiones) para terminar subiendo y bajando las cortas escaleras 50 veces.

Sin darme cuenta son las ocho de la mañana, que es cuando me preparo para comenzar la tele-jornada laboral. Me ducho y me preparo como si fuese a trabajar a mi oficina. Me he creado un despacho en la primera habitación de mi casa para no hacer toda la jornada en el salón.

A las 10 en punto llega uno de los momentos más importantes del día: la hora del desayuno, que suele ser muy contundente, mezclando salado y dulce, que me encanta.

La jornada laboral es suave, la cosa no está para vender muchos seguros, más bien atendemos siniestros, recibos y alguna nueva cotización que otra intentando mantener relación telefónica con nuestros clientes. Me conecto un par de veces cada mañana a las redes sociales para transmitir siempre contenidos y mensajes de ánimo y profesionales a mis seguidores y amigos.

Llega la hora de comer y de ver un poco los informativos, que veo solo una vez al día. No me gusta la sobre información que hoy en día tenemos, sobre todo en general y de este caso en particular. A las 14 horas se come, y se come platos de cuchara tradicionales siempre. Sobre las 16 horas reanudamos la jornada laboral, que es un poco más suave aun que la de las mañanas.

Por la tarde, siempre permanezco conectado a las redes mientras trabajo. También dedico la tarde a investigar un poco sobre nuevas recetas de cocina que es mi otra pasión. Son las 18 horas y ha llegado el momento de la cena, que es la comida más suave del día, normalmente basada en frutas y verduras. Mis horarios de comidas son un poco especiales y gracias a ellos he conseguido bajar 7 kilos en 9 semanas. ¡Seré el único que no engorda en estos momentos!

Bueno, después de la cena toca meterse en la cocina para preparar el menú del día siguiente, normalmente en una hora lo tengo listo. De pronto, son las 20 horas y es la hora de salir a la calle para dar el aplauso del día a los sanitarios y todas las personas e instituciones que están en primera línea de batalla en estos momentos. También departimos un poco con los vecinos, incluso intercambiamos recetas y viandas. Una vez aplaudido, llega tiempo para mí. Me tumbo en mi sofá y hago las tres llamadas del día. Llamo diariamente a un hermano, a un primo y a un amigo. Solamente para saludarles y ver cómo llevan el confinamiento. Reconozco que es, en este momento, cuando me río un montón con todos ellos.

Luego me preparo para ver en televisión algún partido de `basket vintage´, ¡me encanta el basket!. Finalmente me preparo para dormir con una nueva ducha y realizando algunos zentangles, que son dibujos abstractos sin ninguna calidad que me ayudan a poner la mente en blanco y alcanzar el estado óptimo para ir a la cama, que nunca es mas tarde de las 22 horas.

Antes de ir a la cama, picho el zentangle del día en un pequeño santuario que he hecho a la entrada de mi casa donde he colocado las banderas de España, Italia y China.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.