ODP-PSL muestra su apoyo a las luchas de los agricultores extremeños

“Desde la ODP-PSLF queremos expresar nuestro apoyo a las luchas que están realizando los agricultores extremeños para conseguir una valoración de su trabajo y de lo que producen. La política agraria seguida por los diferentes gobiernos aplicando las directrices de Bruselas beneficia y privilegia a las clases ricas, a los agricultores más poderosos y terratenientes. La Política Agraria Comunitaria se basa en las subvenciones y en las directivas que deben aplicar los gobiernos nacionales, lo que conduce a la expulsión de sus tierras a los pequeños propietarios, ahogándolos con los bajos precios de los productos agrícolas”, señalan.

La política seguida desde Bruselas, añaden, “está favoreciendo de modo descarado la concentración y acumulación de la tierra en manos de los grandes terratenientes, empresas agrícolas y de los fondos de inversión que están introduciéndose en el campo de una manera acelerada”.

Una buena parte de los casi 600 millones de euros de la PAC “van a parar a propietarios de tierras que viven en Madrid o fuera de Extremadura.  Estas ayudas se deben dar a los agricultores que realizan una actividad agraria, en función de la producción y vinculadas al empleo, a quienes generan riqueza y crean empleo; hay que eliminar las subvenciones según la superficie que se tiene y los derechos históricos”, afirman.

En las próximas dos semanas, la UE preparará el nuevo Presupuesto comunitario. La Unión Europea se dispone, según las evidencias disponibles, a debatir y aprobar un presupuesto para el periodo 2020-2027 que implicará un recorte en los fondos estructurales y en la Política Agrícola Común (PAC).

Por otro lado, se permite la entrada de productos de otros países “a los que dudosamente se les aplican los reglamentos y controles sanitarios que se aplican a la producción agrícola nacional. Muchas de las producciones que vienen del extranjero pertenecen a grandes empresas españolas que producen con menores costes en otros países como Marruecos, etc.”.

“La pretensión del gobierno tratando de convencer a los grandes supermercados y grandes distribuidoras para que tengan solidaridad con los agricultores es pura fantasía. El meollo de la cuestión son los precios, y es la Unión Europea la que impide la fijación de precios a los gobiernos. Sin embargo, permite que las grandes superficies y las multinacionales arruinen a los agricultores y que luego vendan a precios abusivos al resto de la ciudadanía”, aseveran.

Para ODP, “el abandono y la despoblación del mundo rural se traducirá en beneficio de grandes fincas de agricultura industrializada, grandes y exclusivos cotos de caza o fincas de recreo para la alta sociedad verde. No desaparecerá la producción de alimentos, todo quedará en manos de las grandes multinacionales y de los grandes terratenientes, que con las maquinarias y la tecnología actual controlarán la producción, distribución y comercialización de alimentos".

El mantenimiento del mundo rural y la agricultura necesitan de medidas que vayan a la raíz del problema agrario, medidas radicales por parte del gobierno y de la Junta de Extremadura:

1.- Ruptura con las políticas que proceden de Bruselas que están condenando a la ruina a quienes viven y realizan la actividad agraria.

2.-Desarrollar políticas que orienten al agricultor en el coste real y en la planificación de las producciones, la calidad sanitaria, etc.

3.-intervención directa en la comercialización, suministros de servicios y financiación de las producciones.

4.-Puesta en marcha de Mecanismos de Mercado como el establecimiento de aranceles de importación, reintegro de los aranceles que se cobran a los productos de la exportación, precios de garantía, reglamentos sobre la calidad de los alimentos, políticas para que el consumo de productos de la tierra se lleve a cabo en establecimientos públicos de la Junta de Extremadura o del Estado español, etc...

5.- Una mayor intervención para aplicar con todo rigor la Ley de Comercio de 1996 y la Ley de Competencia Desleal de 1991 que prohíben la venta a pérdida ya que inducen a error a los consumidores, desacreditan la imagen del producto o reducen la competencia en el mercado.

6.- La única solución ante el atropello violento al que se está sometiendo a las clases trabajadoras del mundo rural es la Reforma agraria.

“La Reforma Agraria debe estar basada en las expropiaciones de los grandes latifundios teniendo claro que el reparto de tierras es imprescindible; debe estar dirigida a la soberanía alimentaria que la PAC se está cargando y acabará con ella definitivamente; al impulso para la formación de cooperativas agrarias de producción, distribución, transformación y consumo; la defensa de salarios dignos para los trabajadores y trabajadoras del campo; la defensa e incremento de la agricultura ecológica; la defensa del territorio y el medio ambiente solo se pueden defender con habitantes en el medio rural que vivan dignamente y con servicios. Es sencillamente otro modelo de Estado y redistribución de la riqueza”, finalizan.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.