El Extremadura se topa con Álvaro Fernández y vuelve a perder

El solitario gol de Juan Carlos le dio la victoria al Huesca ante un Extremadura sin gol.

Que Álvaro Fernández es un portero de garantías ya lo sabíamos tras su paso por Almendralejo durante el pasado curso, pero la exhibición bajo los palos que completó en la tarde de su vuelta al Francisco de la Hera, lo rubricó. Fue el verdadero MVP del encuentro y un auténtico dolor de cabeza para los azulgranas, a quienes el gol les sigue dando la espalda. Ya urge.

Estuvo bien el conjunto de Almendralejo, pero los resultados mandan y ponen contra las cuerdas, al menos el debate está servido, a Manuel Mosquera. El fútbol tiene la memoria muy corta y el Extremadura sigue penúltimo con tres puntos –tres empates- tras siete jornadas disputadas.

En la primera mitad fue ligeramente superior el Huesca. Bien armado en labores defensivas y efectivo en la salida de balón. Los que ayer vestían de blanco encontraron muchos espacios entre líneas y con pocos pases superaban una mala y tardía presión azulgrana. La tuvo en los primeros minutos Sergio Gómez que, libre de marca, remataba dentro del área arriba un central lateral. A los 22 minutos, el delantero ejerció de pasador para entenderse con Juan Carlos que se deshizo de su marca para llegar desde atrás y poner el 0-1.

Al Extremadura le faltó claridad en el juego. Había mucha distancia entre líneas por lo que eran continuos los balones largos y plácidos para la defensa aragonesa, mientras que el centro del campo azulgrana sufría de lo lindo. No obstante, tuvo opciones para marcar. Zarfino en un remate a la salida de un córner y Pastrana tras robar el balón en área aragonesa y disparar fuera a portería. En ambas ocasiones, Álvaro estuvo sobresaliente.

El paso por los vestuarios cambió la historia, pero no el final. Los azulgranas se echaron arriba liderados por el empuje y el tesón de Zarfino. Apretaron arriba y la presión en campo contrario daba sus frutos; aunque seguía faltando el remate final. Una puntera que desviara el balón, una cabeza que saltará para rematar el centro; pero nada. Manuel movió el banquillo antes que nunca y dio entraba a Pinchi y Airám Cabrera. Kike Márquez, más atrás y orientado al costado, empezó a tener más contacto con el balón y el Extremadura ganó enteros en la creación de juego. También con la entrada de Ale Díez, que le dio profundidad a la banda derecha en el último tramo de partido.

David Rocha estuvo a punto de empatar con un disparo desde fuera del área que atajó Álvaro Fernández muy ajustado al palo, donde pocos guardametas suelen llegar a tiempo. La tuvo también Escriche para sentenciar, pero fue de nuevo el portero visitante el que se lució para evitar el tanto de Zarfino en los minutos de descuento. Los detalles volvieron a decidir un el encuentro y darle la espalda a un Extremadura que da la cara pero no consiguen buenos resultados. Es lo que tiene el fútbol, que si no marcas goles es imposible que sumes de tres en tres.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.