AMUS colabora en un proyecto en Mongolia para preservar al leopardo de las nieves

Varias alianzas internacionales se unen en beneficio de uno de los felinos más amenazados y enigmáticos del mundo. AMUS (Acción por el Mundo Salvaje), el Instituto General de Biología de Mongolia, CREW Foundation y Wildlife of Mongolia firman por primera vez un decálogo único y urgente de acción para que esta espectral especie no se convierta, precisamente, en un fantasma de una montaña vacía.

“Después de muchos meses de toparnos con verdaderos muros burocráticos y mediáticos que giran en torno a las especies amenazadas, haciéndolas casi blindadas para acceder a trabajar con ellas, conseguimos ver una luz muy tenue con las primeras reuniones, viajes y las iniciales aportaciones privadas para financiar gastos de base de un proyecto maravillosamente ilusionante, tremendamente ensoñador”, explican.

Desde la organización conservacionista lo explican así: “Los preparativos fueron tediosos y nuestras cabezas ya soñaban con la bóveda celeste de este universo sempitermo cuajado de constelaciones y de leopardos. Nuestro objetivo era saber qué ocurre en una población relicta, aislada, para saber cómo la evolución ha moldeado a un enorme gato en un paisaje casi extraído de un paisaje distópico. Con todo, el pasado 2018 conseguimos con el equipo muy nervioso, organizar la primera campaña in situ para investigar la desconocida población de leopardo de las nieves en el desierto del Gobi. Sin percibirlo el proyecto ya nacía, con la imparable valentía de lo que se siente como algo importante y con enorme base científica dado lo multifactorial del perfil profesional de cada una de las personas embarcadas.

Nuestras miras se centraban en la población radicada en la zona estrictamente protegida del desierto del Gobi, por lo que la obtención de los permisos para este estudio fue toda una sucesión de trabas, un clavario incomprensible de preguntas y cuestionarios. Finalmente tras una campaña de varias semanas en campo, hemos logrado con éxito casi lo imposible, casi lo que nadie apostaba que conseguiríamos, lo que algunos científicos nos advertían: “las posibilidades eran tan remotas como el paisaje”.
 
Pero una vez más hemos demostrado que sabemos lo que hacemos y que cuando se disfruta al cien por cien y se está plenamente convencido es cuando se empieza a soñar precisamente con lo que has conseguido, con lo que tienes delante de tus ojos hundidos de cansancio… esto es lo que le ha sucedido al formidable equipo tras conseguir la primera captura en la historia de leopardo de las nieves en un ambiente desértico.
 
El ejemplar capturado ha sido un macho adulto, al que se le ha colocado un collar GPS para estudiar los movimientos de esta población aislada y desconocida. Por otra parte, se le han realizado análisis completos para comprender e investigar la epidemiología y la genética de estos animales en este duro y extremo hábitat.
 
Esta campaña ha sido un revulsivo para el proyecto cargándolo aún más de esperanza y sentido, ya que era casi quimérica la posibilidad de capturar ejemplares dado el escaso número de los mismos y la extrema dificultad de un paisaje infinito y durísimo de batir.
 
En estos momentos saboreamos los resultados y nos volvemos a preparar para los próximos 3 años e intentaremos seguir estudiando esta población, con el fin de protegerla junto a las especies amenazadas nativas (oso del Gobi, asno salvaje, íbice, camello salvaje...) que comparten un territorio excelso de una belleza salvaje inigualable, y en donde el humano aún sigue siendo una especie casi desconocida”.