El número de fallecidos en las carreteras autonómicas se redujo a la mitad en 2018

El año 2018 se cerró en Extremadura con 351 accidentes con víctimas, que causaron 13 fallecidos, la mitad que en el año anterior, 54 heridos graves y 469 leves, según los datos que ha avanzado hoy la consejera de Economía e Infraestructuras, Olga García, durante la reunión del Observatorio Regional de la Seguridad Vial, celebrada en Mérida.

La consejera ha señalado que aunque el dato favorable es que la mortalidad en las carreteras extremeñas en un solo año se haya reducido a la mitad, “cada fallecido en carretera es una tragedia”, por lo que resulta necesario seguir insistiendo en desarrollar políticas viales desde un “enfoque global e integrado”.

En total, en Extremadura se registraron 1.495 accidentes, de los que 351 resultaron con víctimas, igual que en 2017, de los que 13 fueron accidentes con víctimas mortales y 13 fallecidos.

Por provincias, 209 accidentes tuvieron lugar en la provincia de Badajoz, con 9 accidentes mortales y 9 fallecidos. Y en la provincia de Cáceres, 142 accidentes con víctimas, 4 de ellas mortales.

La mayoría de los accidentes se produjeron en una salida de vía, el 60%, mientras que por colisión responde el 26% de los casos y un 9% por atropellos a peatones.

El factor humano está detrás de la inmensa mayoría de los accidentes, ha señalado la consejera, ya que 9 de cada 10 accidentes están vinculados a distracciones, velocidad inadecuada, o al cansancio, dado que la mitad de los conductores no para a descansar.

En este sentido advierte que un exceso en el tiempo de conducción puede generar fatiga y distracciones, aumentando el riesgo de sufrir o provocar un accidente.

“El no utilizar el cinturón de seguridad, conducir bajo los efectos del alcohol o drogas o con el móvil al volante, no llevar el casco en la moto… son distracciones que provocan accidentes y desgraciadamente en muchos casos la muerte; por el contrario, un simple gesto, como ponerse el cinturón, el casco, guardar el móvil, salva nuestras vidas en la carretera”, resume.

Asimismo, la titular de Economía e Infraestructuras ha manifestado que la siniestralidad vial es un fenómeno que “afecta intensamente al conjunto de la sociedad, por los importantes costes directos e indirectos que conlleva. Por ello, su análisis no puede ser simple ya que hay que tener en cuenta muchas variables como el vehículo, el conductor, la vía, la vigilancia o la legislación”.

Olga García ha destacado igualmente la implicación de todas las partes que intervienen en la seguridad vial de las carreteras: agentes del Cuerpo y Fuerzas de la Seguridad del Estado, servicios sanitarios, el 112, y los profesionales de la seguridad activa y pasiva de las carreteras, además de la concienciación de los ciudadanos.

En su opinión, es una tarea compartida entre varias administraciones, que se aborda desde un enfoque global e integrado, con especial incidencia en la educación, la concienciación, la prevención y la vigilancia.