El virus del Ébola

Los virus son unos microorganismos de muy pequeño tamaño que para poder multiplicarse necesitan estar en el interior de las células de otros organismos vivos como animales, plantas e incluso bacterias, a las cuales acaban lesionando o destruyendo. El actualmente famoso virus del Ébola es un virus aislado hace unos 30 años en enfermos de una región de selva en las inmediaciones del río Ébola, en la república del Congo en África. Este virus produce la fiebre hemorrágica del Ébola, una enfermedad infecciosa extremadamente grave que puede provocar la muerte de hasta el 90% de las personas que la padecen. Se calcula que ha podido producir más de 5.000 muertes en África, donde ha estado limitado hasta los últimos meses. La primera persona infectada por el virus del Ébola en Europa ha sido, como sabemos, la auxiliar de enfermería contagiada durante la asistencia a un repatriado a España desde África.

 



¿Cómo se contagia el virus del Ébola?
Pese a lo que se pudiera creer, el virus del Ébola es menos contagioso que la gripe o el sarampión, pero lo preocupante, como veremos,  es que es muy grave y que todavía no tiene tratamiento.
Los humanos nos contagiamos del virus del Ébola desde animales infectados o muertos o desde otra persona. En el primer caso, los animales que lo transmiten son mayoritariamente monos, gorilas o chimpancés, pero también lo pueden contagiar murciélagos, antílopes, etc.  En la transmisión persona a persona el contagio se produce al entrar en contacto con secreciones, sangre u otros fluidos (vómitos, heces, orina, sudor…) de una persona infectada o con materiales como agujas, ropas, etc, que se hayan contaminado. El contagio por la piel se producirá sólo si existe herida. En el caso de las las mucosas, como la de la boca, los ojos o los genitales, el contagio se puede producir aunque estén íntegras, es decir, sin lesiones o heridas. Esto explica que un contacto con piel íntegra no producirá contagio, pero éste se producirá si nos tocamos los ojos o  la boca si no se han desinfectado convenientemente las manos. La saliva también es contagiosa. Sin embargo la transmisión a través del aire (por vía aérea) no parece posible y no se ha documentado. Las partículas que emitimos con la tos o los estornudos en forma  aerosoles sí son contagiosas pero no muy activas, y no se produce si se respeta al menos un metro de distancia (esto explica que no se produzca una expansión de la enfemedad tan rápida como en la gripe). No obstante, es obligatorio el uso de mascarillas en el manejo de lo pacientes con la enfermedad del Ébola y aquellos con sospecha de infección por el mismo.

¿Qué síntomas tiene la infección por el virus del Ébola?
Una vez que se contrae la infección, su periodo de incubación, es decir, el tiempo en que la enfermedad empieza a  manifestarse, varía entre 2 a 21 días. En ese momento el virus está en tal cantidad en el organismo que todos los fluidos corporales son altamente contagiosos. Aparecen fiebre, debilidad, dolorimiento muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta, etc, síntomas similares a otros procesos infecciosos. A medida que la enfermedad avanza el paciente empeora con la aparición de hemorragias internas y externas, diarreas y vómitos, todo ello cargado de virus y, por tanto, también altamente contagiosos. Finalmente puede so
brevenir la muerte, siendo también en este momento muy alto el riesgo de contagio (la mayoría de los contagios en África se producen en esta fase).

¿Cómo se diagnostica la infección por virus del Ébola?
Hemos dicho que los síntomas del Ébola son iguales a otras enfermedades, por tanto para diagnosticarlo es necesaria la sospecha clínica (la persona enferma ha estado en riesgo de contacto con personas, animales u objetos infectados) y la confirmación mediante pruebas de laboratorio que permiten diferenciar el Ébola de la malaria, fiebre tifoidea, cólera y otras enfermedades.
 
¿Cuál es el tratamiento de la infección por el virus del Ébola?
Las infecciones víricas se tratan con antivirales, pero ninguno de los conocidos es eficaz contra el virus del Ébola. Tampoco existe vacunación.  A los enfermos se les están administrando antivirales experimentales, es decir, no están suficientemente probados. El único tratamiento actual consiste en  corregir las alteraciones que provoca el virus en el organismo (fiebre, hemorragias, insuficiencia renal, etc), es decir,  hacer un tratamiento de soporte dando tiempo a que las defensas de la persona combatan la infección y la destruyan. Si esto sucede, el paciente se cura y la persona queda inmunizada, osea, no volverá a infectarse en caso de nueva exposición al virus.


¿Cómo es la respuesta sanitaria al virus del Ébola?
La infección por virus Ébola en nuestro entorno es poco probable. La existencia de vigilancia y de  protocolos internacionales hace muy difícil que una persona gravemente enferma (por tanto muy contagiosa) pueda pasar las fronteras de nuestro país o,  en caso de desarrollar la enfermedad una vez aquí, no reciba asistencia y sea aislado desde un primer momento. No obstante  hay que estar alerta. Es lógico pensar que cuanto más formada está una población, más fáciles, rápidas y eficaces son las medidas de control. Como en cualquier otro proceso infecto-contagiosos, evitar riesgos innecesarios es otro factor importante y de sentido común.
Los pacientes con infección por virus Ébola son un gran un reto para cualquier sistema sanitario. Además del tratamiento del propio enfermo hay que que adoptar medidas de seguridad muy estrictas que reduzca a cero las posibilidades de contagio del personal sanitario (es el grupo de mayor riesgo) y del resto de la población. En Extremadura este centro hospitalario para atender a estos pacientes es el Hospital San Pedro de Alcántara en Cáceres. 
En España se ha producido un único contagio en todo el personal que ha estado tratando a los tres infectados y los contactos de éstos.

Este documento ofrece información general acerca de la infeccion del virus del Ébola para que mejore su conocimiento sobre la misma. No tiene el objetivo de proporcionarle cuidados ni tratamiento. Si necesita alguna aclaración puede hacérnosla llegar a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.