El nadador Miguel Durán comenzará a entrenar en septiembre en el centro de alto rendimiento de Sant Cugat del Vallés junto a Mireia Belmonte

Entrevista publicada en la edición impresa de agosto

Miguel Durán, junto a sus seis medallas de oro, atendiendo a La Gaceta Independiente

Miguel Durán Navia, nadador olímpico de Almendralejo, participó el pasado fin de semana en el Campeonato de España de natación, en Tarrasa, obteniendo un resultado extraordinario con seis medallas de oro. Estas han sido en 200, 400, 800, 1500, 4x100 y 4x200. Con estas seis victorias, el almendralejense se convierte, posiblemente, en el mejor nadador español en categoría masculina que hay en la actualidad.

 

 

 

Este resultado tan positivo contrasta con el que tuvo unos días antes, en el Mundial de Budapest, donde Miguel Durán realizó un discreto campeonato. De hecho, y realizando una comparativa de sus marcas, se observa cómo en 400 libres, su prueba preferida, en Budapest obtuvo 3 minutos 51 segundos y 28 centésimas (posición 21º), mientras que en Tarrasa bajó casi un segundo y medio este tiempo (3.49.84), aunque su propio récord de España se encuentra en 3.48.96, batido el 22 de marzo de 2016. Y en 200 libres vuelve a ocurrir lo mismo: 1 minuto 50 segundos 34 centésimas  en Budapest (posición 46), y casi un segundo menos en Tarrasa (1.49.37), lejos eso sí de su propio récord nacional, 1:48:18, que data del 29 de marzo del 2015.

Ante esta mejoría tan importante en tan pocos días, desde el Mundial de Budapest al Nacional de Tarrasa, Miguel Durán cree que pudo ser debido a la suma de dos factores: llegó en un pico de forma mayor a Tarrasa, sobre todo más descansado, y porque la presión mental de un campeonato internacional es mayor que uno nacional. “Sigo trabajando cada día para poder mejorar cómo enfoco mentalmente la competición. Ahora mismo para mí es más importante la parte psicológica que la física”.

Durante esta temporada Miguel Durán experimentó un cambio de entrenador, de Bart Kizierowski a Serafín Calvo. Para Durán, el cual está muy agradecido al trabajo en los últimos meses de Calvo, esta cuestión ha sido muy importante. Principalmente porque con Kizierowski la preparación estaba enfocada desde la prueba de 400 para abajo (200, 100, etc.), mientras que con Calvo ha girado también hacia la distancias largas, 800 y 1500. “Este cambio creo que me ha venido bien. Nunca había ganado un 1500, tal como lo he hecho ahora en Tarrasa. Además, todos los nadadores de 400 nadan también 1500, y yo lo hacía al revés anteriormente”.

Tradicionalmente, el año posterior a los Juegos Olímpicos se suele producir en el deportista un bajón planificado por el equipo técnico. Sin embargo, en el caso de Miguel Durán ha acabado muy bien la temporada. “Podría haber sacado mejores marcas, pero conseguir seis oros en cinco días está muy bien. De todas formas, yo entreno todos los años igual, independientemente de que sea el año posterior a los Juegos”.

Tokio 2020

Miguel Durán tiene actualmente tienes 21 años. En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tendrá 24 años. La natación es un deporte donde el pico de máximo rendimiento se alcanza aproximadamente en esta edad, generalmente. Por ello, Durán considera que Tokio 2020 va a ser un punto clave en su trayectoria deportiva. “Aunque quedan tres temporadas, esos Juegos de Tokio tienen que salir bien sí o sí. Mientras tanto me marco como objetivos realizar un buen Europeo y Mundial en el 2018 y 2019, respectivamente”.

Un aspecto fundamental en el futuro de Miguel Durán es que, a partir de septiembre, pasa del Centro de Alto Rendimiento Joaquín Blume, de Madrid, al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés, en Barcelona. Este cambio supone trabajar en unas instalaciones mucho más avanzadas y, además, entrenar con el grupo de la nadadora más importante de España, Mireia Belmonte, junto a su entrenador, el prestigioso Fred Vergnoux.

Nuestro protagonista también nos cuenta que actualmente realiza como mínimo dos periodos de entrenamientos de unas tres semanas en altura, en Sierra Nevada, a 2320 metros por encima del nivel del mar. “Al tener dificultad para captar el oxígeno, te cuesta mucho más trabajo entrenar, pero cuando bajas a nivel del mar, te encuentras mucho mejor físicamente”.

Vacaciones en Almendralejo

Por último, Miguel nos cuenta que va a pasar unos días de descanso en Almendralejo, además de algunos días en la playa, hasta el inicio de septiembre: “Pienso hacer mucho deporte, porque me encanta, pero desde luego no tengo intención de nadar. Necesito descansar y realizar otro tipo de actividades”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.