El director del Festival de Teatro de Mérida presenta el balance de la 64 edición y afirma que se han cumplido los objetivos y consolidado el proyecto

“Los datos que arroja el balance de la 64 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida demuestran que se han cumplido las expectativas y objetivos marcados, son una consolidación del proyecto y lo sitúa a la cabeza de los festivales españoles y europeos, de hecho, es el único certamen con programación grecolatina exclusivamente merced a la producción propia de muchas de las obras programadas”.

Estas declaraciones las ha hecho el director del Festival, Jesús Cimarro, tras la reunión del Patronato del Festival que ha tenido lugar hoy en Mérida presidida por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara en la presentación del balance de la edición de este año.

Durante la presentación del balance de la edición de este año, el director del Festival ha declarado sentirse satisfecho por los resultados económicos y orgullo de los espectáculos ofrecidos tanto en el Teatro, así como de las actividades desarrolladas en otros escenarios de la ciudad de Mérida. Ha valorado especialmente lo que ha calificado como entusiasta respuesta del público a la programación que ha dado lugar a que hasta en 23 ocasiones se haya colgado el cartel de “no hay billetes” para las representaciones.

Los asistentes al Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida han sido en total 175.577 personas, un 4,2 por ciento más que en 2017; de las que 104.400, un 6,21 por ciento más que en la edición anterior, han acudido a ver algunas de las obras representadas en la escena del Teatro Romano de Mérida, y el resto a otras actividades y escenarios. Espectadores que procedían de Madrid, Mérida, Badajoz, Cáceres, Almendralejo y Zafra, así como de Sevilla, Salamanca y Valladolid y también, de otros países caso de Portugal, Alemania, Francia y Estados Unidos, principalmente. Asistentes con una media de edad de 45,5 años.

La recaudación total se cifra en 2.215.132,11 euros, un 5,98 por ciento más que el año pasado, lo que supone un superávit de 739.598,33 euros, un 42,23 por ciento más que en 2017.

Las denominadas extensiones del Festival con representaciones en Tarragona, Medellín, Regina y Cáparra interesaron a 7.077 espectadores. Jesús Cimarro ha valorado igualmente la repercusión mediática del Festival y su repercusión en la ciudad de Mérida que ve incrementado el número de espectadores-visitantes y repercute así, en datos positivos en cuanto a ocupación hotelera y en conocimiento y difusión de los atractivos turísticos y culturales de la capital extremeña.

El director del certamen ha destacado la apuesta de las instituciones que forman parte del Patronato del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida por la internacionalización del mismo con su presentación en Lisboa y Bruselas, así como, en el ámbito nacional, con la extensión de la inauguración temporal en Tarragona y la que se pondrá en marcha mañana viernes, en Alicante.

Cimarro se ha referido en la comparecencia a los reconocimientos recibidos por el Festival, premiado por la ONCE y OTAEX, galardones a los que podría sumar el próximo año, coincidiendo con la 65 edición, la Medalla de Extremadura que va a solicitar para el certamen el Ayuntamiento de Mérida, y edición que tendrá una duración similar a la de este año y comenzarán previsiblemente durante la última semana de junio porlongándose hasta finales de agosto.

Buscar artículo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.